Inicio > Regionales > “La Iglesia Católica está empeñada en buscar la paz y la reconciliación de los venezolanos”

“La Iglesia Católica está empeñada en buscar la paz y la reconciliación de los venezolanos”

La Directiva de Región expresó la preocupación que atraviesa al no recibir papel periódico desde hace cuatro meses. | FOTO: Gleen Lugo

En la mañana de ayer, el Monseñor Diego Rafael Padrón Sánchez, presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela y Arzobispo de nuestra ciudad de Cumaná, recibió en su despacho a los miembros de la junta directiva del Diario La Región, conformada por el Editor-Propietario Lcdo. Luis Marcano Barrios, el editor en jefe, Dr. Daniel Trujillo, presidente Ing. Germán Marcano, directora, Lcda. Yndira Lugo y el Gerente de Publicidad, abogado Ángel Barrera. Con su característica amabilidad, el presidente de la CEV, se mostró complacido de que las principales autoridades del único medio de comunicación impreso que queda en todo el estado Sucre, lo visitara en su oficina ubicada en el Palacio Episcopal de Cumaná, para intercambiar apreciaciones sobre la grave situación que vive el país, y la búsqueda de fórmulas de entendimiento que permitan que todos los venezolanos nos volvamos a encontrar sanando las heridas que durante estos casi dos decenios ha dejado la confrontación política que inevitablemente ha afectado la dinámica social y económica de toda la nación. Con la tranquilidad y parsimonia que emanan de sus palabras, el Monseñor Diego Padrón, hizo un esbozo del papel que ha jugado la Iglesia Católica dentro de la situación país, comenzando por ser mediador para la realización de un diálogo constructivo y reparador entre el gobierno y la oposición, que en sus palabras, “desafortunadamente no se concretó, perdiéndose una excelente oportunidad para comenzar a solventar los graves problemas que sufre la gente como es la escasez de alimentos y medicinas”.

En relación al proceso constituyente convocado por el gobierno, y donde la Comisión Presidencial invitó a la Conferencia Episcopal a integrarse al debate constituyente y dar propuestas, Monseñor explicó que en esa ocasión los miembros de la CEV fueron claros con el ministro Elías Jaua, presidente de dicha comisión, al plantearle una sola interrogante ¿la Constituyente va a resolver los problemas alimenticios y de salud de los venezolanos? Aseverando, que ante una respuesta afirmativa, los altos representantes de la Iglesia Católica, invitaron al gobierno a darle cumplimiento a la Constitución vigente, pues en ella están establecidos todos los mecanismos para resolver los graves problemas de desequilibrios económicos y sociales que vive el país. Relata Diego Padrón, que la reunión duró muy poco, porque no hubo más nada que discutir, porque la posición de la Iglesia venezolana, es que “en estos momentos no es necesaria, ni oportuna una Asamblea Nacional Constituyente, cuando tenemos una de las mejores y más avanzadas Constituciones del mundo. Sólo que no se ha aplicado en su plenitud con apenas 18 años de vigencia”. Monseñor contó, que pidió al gobierno el cumplimiento de los acuerdos firmados en noviembre de 2016, como es la apertura de un canal humanitario para que entren medicinas al país, la liberación de los presos políticos, y la convocatoria a elecciones de conformidad con la Constitución vigente y que se encontraban retrasadas.

Sin embargo, el arzobispo de Cumaná, también comentó que en todo este tiempo ha trasmitido al Gobierno Nacional, la preocupación del Papa Francisco por la grave situación de violencia y muerte que sacude al país, y que el Sumo Pontífice ruega a Dios que cesen las hostilidades y se recupere la paz en las calles del país. El presidente de la CEV, señaló, que el Papa Francisco sigue dispuesto, como siempre lo ha estado, en prestar sus buenos oficios para que el país entre en una nueva fase de entendimiento y unión, pero primero deben darse cumplimiento a los procesos electorales pendientes de conformidad con la Constitución que aún está vigente.

Diego Padrón, como pastor del pueblo cumanés, hizo votos por la paz de esta tierra, por la unión y la tolerancia en todos los sectores, por el respeto mutuo, porque impere la sindéresis y la cordura en una sociedad civilizada y democrática como siempre ha sido el noble pueblo sucrense. Exhortando a las autoridades regionales y locales, a medios de comunicación, a empresarios, a los trabajadores y a todos los sectores a “entendernos” en el amor de Cristo, el ejemplo más sublime de servicio y perdón. Añadiendo que el único objetivo de la Iglesia Católica, es buscar la paz y la reconciliación de los venezolanos, aunque muchos piensen que estamos a favor o en contra de un determinado sector”. “Ese es el papel de la Iglesia, no somos actores políticos, pero nos duele ver a un pueblo sufriendo sin respuestas, cuando existen las posibilidades de devolverle la dignidad y la calidad de vida que se merecen los venezolanos”.

Los directivos de Región, aprovecharon la grata reunión con Monseñor Diego Padrón, para expresarle la preocupación que representaría un eventual cierre del Diario La Región, en virtud de que la empresa no recibe papel periódico desde hace 4 meses del Complejo Editorial Alfredo Maneiro, empresa del Estado que posee el monopolio del insumo a nivel nacional. Participándole que en el supuesto negado que ese nefasto hecho se llegara a concretar, quedarán desempleados unos 70 trabajadores directos, y perderían el sustento más de mil trabajadores por cuenta propia que revenden el periódico y que por muchos años han levantado a sus familias, e inclusive han traspasado esa actividad comercial a sus hijos. Sin embargo, el Arzobispo de Cumaná, como hombre de FE, brindó palabras de aliento y esperanza a los directivos de Región, invitándolos a confiar en Dios, añadiendo que ante estos difíciles tiempos que estamos viviendo, debe privar  la cordura y la tolerancia en las autoridades regionales y nacionales para no dejar sin información impresa al noble pueblo del estado Sucre.

Diego Padrón, finalizó exhortando a todo el pueblo a seguir trabajando por el bien del prójimo, porque sólo con respeto, tolerancia, esfuerzo compartido, perdón y confianza en Dios, una nación puede alcanzar niveles de grandeza. Una verdadera catarsis espiritual fueron sus sabias palabras en estos tiempos de convulsión que vive la patria, donde la fe y la esperanza de un pueblo, parecen difuminarse en los horizontes tenebrosos que las pinceladas de un conflicto que se agrava en la calle pareciera retratar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *