Inicio > Nacionales > El Caricom le dió un respiro a Maduro

El Caricom le dió un respiro a Maduro

Por sólo tres votos

Se esperaba que para el pasado lunes,  la 47 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), buscara concluir con acuerdo sobre Venezuela, sin embargo, esto no ocurrió. Una resolución sobre la crisis política en Venezuela quedó fuera al no conseguirse incluir la creación de un “grupo de contacto” en la resolución sobre derechos humanos, informó la delegación mexicana. Luis Alfonso de Alba, representante ante la OEA de México, uno de los principales impulsores de esta propuesta, indicó que “ya se cerró la resolución de derechos humanos y no está incluido el grupo de contacto” que acompañaría un diálogo entre gobierno y oposición en Venezuela”. Y el juego al parecer se trancó, cuando 10 países de la Comunidad del Caribe (Caricom) prometieron votar a favor de una resolución sobre la crisis de Venezuela consensuada con el grupo de los 14, pero cuatro retiraron su respaldo en el último minuto, frustrando los intentos de México, Canadá y Estados Unidos, de que se aprobara una resolución en rechazo a la Constituyente y la crisis de nuestro país. Este fue el motivo por el que no se alcanzaron los 23 votos necesarios en la reunión de cancilleres celebrada el lunes en Cancún previa a la Asamblea General de la OEA, aunque al comienzo del encuentro los impulsores de la reunión anunciaron que tenían los apoyos para sacar adelante el texto. Ese día se debatía un documento redactado por Antigua y Barbuda a partir de las dos propuestas de resolución presentadas en la reunión del 31 de mayo pasado en Washington y que no llegaron a votarse entonces ante la falta de acuerdo. Pero a la hora de la verdad, cuando todo estaba listo para que se aprobara la resolución, se quedaron a tres votos de lograr los 23 necesarios, porque les fallaron algunos apoyos escurridizos de naciones caribeñas que se hallan en medio de los dos bloques enfrentados en la OEA por la crisis venezolana.

El Caribe da un respiro al gobierno

El canciller de México, Luis Videgaray, reconoció ayer, que la resolución sobre la crisis de Venezuela que su país y otros impulsaron el lunes, no prosperó, porque en el último minuto tres naciones caribeñas les retiraron su apoyo. “La sorpresa vino por algunas naciones del Caribe que hasta algunos minutos antes nos habían comunicado que votarían a favor”, dijo, sin precisar qué países fueron, en la rueda de prensa de clausura de la 47 Asamblea General de la OEA. Sin embargo, fuentes extraoficiales precisaron que esas tres naciones del Caribe  podrían ser algunas de las caribeñas que se abstuvieron en la votación: Granada, Haití, República Dominicana, Surinam, Trinidad y Tobago, y Antigua y Barbuda. Teniendo en cuenta las votaciones anteriores sobre Venezuela en la OEA, lo más probable es que se tratara de Granada, Trinidad y Tobago y Antigua y Barbuda, que han apoyado o, al menos facilitado, algunas de las iniciativas del grupo de los 14. Permítanme no personalizar, pero ustedes pueden ver el mapa, no es difícil llegar a esa conclusión”, indicó Videgaray, sin concretar más. Preguntado por la razón que motivó ese cambio de última hora, se limitó a decir que eso “solo podrán responderlo quienes cambiaron su voto” y subrayó que, hasta el último minuto, estaban seguros de que “el umbral de votos estaba superado” a tenor del “acuerdo diplomático” al que se habían comprometido esos países. Sin embargo, el canciller agradeció a los seis Estados de la Comunidad del Caribe (Caricom) que sí los apoyaron al haber mantenido su palabra. Lo que evidencia que el Caribe está dividido entre los países que son críticos con Venezuela -Bahamas, Guyana, Barbados, Jamaica, Belice y Santa Lucía, que apoyaron ese texto- y el resto -como San Vicente y las Granadinas y Dominica- que sigue fiel al chavismo, que les ha subvencionado petróleo durante años. El grupo de 14 países liderado por México confiaba en aprobar el lunes pasado en la reunión de cancilleres previa a la Asamblea General una resolución que pedía reconsiderar la convocatoria de la Asamblea Constituyente en Venezuela, entre otras demandas. Pero a la hora de la verdad se quedaron a tres votos de lograr los 23 necesarios, porque les fallaron algunos apoyos escurridizos de naciones caribeñas que se hallan en medio de los dos bloques enfrentados en la OEA por la crisis venezolana.

Cambio de Canciller

Luego de expresar que la canciller Delcy Rodríguez, defendió a Venezuela como “una tigra”, el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, la sustituyó de su cargo como canciller, por estar postulada como candidata a la Asamblea Nacional Constituyente. El cargo lo ocupará Samuel Moncada, hasta ayer, embajador ante la OEA, funciones  que venía desempeñando desde el 27 de marzo de este año. Tras despedirse Rodríguez de la Asamblea General de la OEA, su homólogo mexicano y presidente de la misma, Luis Videgaray, le deseó que “le vaya bien”. Minutos después, ella abandonó el salón de conferencias tras ofrecer una única entrevista a Telesur, en medio de gritos de la prensa que pedía que se acercara al resto de medios. Por su parte, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, declaró ayer jueves, que confiaba en que el nuevo canciller de Venezuela, Samuel Moncada, dé un cambio a la posición de Venezuela ante el organismo, y aporte “mayor racionalidad” y una “mejor tónica”. “Nos gustaría que significara también un cambio de la posición venezolana a la hora de abordar estos problemas con mayor racionalidad, argumentos y una mejor tónica” con el sistema interamericano, dijo Almagro en la rueda de prensa de clausura de la 47 Asamblea General de la OEA celebrada en Cancún (México). “Ojalá sea así porque la tónica apreciada en estos días de reunión es una tónica de negación de lo evidente”, apuntó Almagro, una de las voces internacionales más críticas con el Gobierno de Venezuela, tras el nombramiento en las últimas horas de Moncada en sustitución de Delcy Rodríguez. Samuel Moncada “definitivamente tiene una experiencia de trabajo con nosotros y esperamos que esta sea utilizada en favor de los resultados que el país, que el pueblo, necesita”, concluyó Almagro. Por lo que se deduce, que el gobierno de Maduro definitivamente deja sin embajador al país ante la OEA, dando por sentado las palabras de Delcy Rodríguez, de que la 47 Asamblea General de México, “sería la última vez que el gobierno envíe representante a la OEA. Sin embargo, ayer el presidente Nicolás Maduro, aclaró que la única manera de que su país regrese a su silla en la OEA sería por la renuncia del actual secretario. Al tiempo, que expresaba que “no reconocerá nada que salga de la OEA, “olvídate de Venezuela Luis Almagro, deberías renunciar por inmoral”.

Una realidad desconocida

Antes de despedirse de la OEA, la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, durante su intervención en la 47 Asamblea General de la Organización, presentó para las delegaciones que adversan al Gobierno Nacional, una realidad del país  que ni el Gobierno ni los venezolanos conocen. Y es que Rodríguez aseguró que en Venezuela no hay crisis humanitaria, sino que, por el contrario, afirmó que el 73% de los ingresos del país van dirigidos a la inversión social. Lo irónico es que los servicios sociales cada vez son más precarios en el país. Igualmente, expresó que en el ámbito educativo, “somos el 5to país con matriculación universitaria”. Sin embargo, no mostró la cifra de jóvenes que están saliendo del país con o sin estudios aniversarios en busca de un mejor futuro. Sobre el secretario general de la OEA, Luis Almagro, Delcy Eloina, lo acusó de estar llamando a una guerra civil en Venezuela, y no solo lo ha llamado, sino que la protagoniza. Por lo que dijo que “Venezuela no aceptará ninguna imposición de la OEA, no nos pueden obligar”. Así como también, expresó que desde su Gobierno se pueden “dar clases sobre lo que es la inclusión y de respeto a los derechos humanos”. Según ella, ese modelo de incursión es lo que ataca Estados Unidos.

La batalla no se ha perdido

Ante la búsqueda de respuesta del papel ambivalente que ha jugado la OEA en la crisis venezolana, pues a tres años de reuniones, no se ha podido adoptar una resolución por las jugadas diplomáticas del gobierno de Maduro. Luis Almagro, Secretario General del organismo, precisó que aún “quedan muchas cartas que jugar”. En ese sentido, anunció que la próxima semana presentará la tercera entrega de su informe sobre la crisis de Venezuela en el que recogerá, entre otros, el “aumento” de los presos políticos y los asesinatos, reseña EFE. “Actualizaremos el informe que presentamos en marzo con un estado de la situación de la represión en Venezuela, el aumento de los presos políticos, de los asesinatos sistemáticos y el antejuicio a la Fiscal General”, Luisa Ortega, indicó Almagro en la rueda de prensa de clausura de la 47 Asamblea General de la OEA. Expresando, que  “en la historia cercana” del continente, “no existe un dictador que haya triunfado contra la voluntad colectiva de los países democráticos, pues desde la aprobación de la Carta Democrática Interamericana en 2001, la región “ha cerrado el paso a cuanto dictador ha intentado perpetuarse como gobernante”. Un hecho que a criterio de Almagro, pretende hacer el gobierno de Venezuela con la Constituyente, al pretender desconocer a poder interno, así como a los organismos supranacionales previstos en los Tratados Internacionales que ha suscrito Venezuela”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *