Inicio > Opinión > ARAYA: MÁS ALLÁ DE LA SAL

ARAYA: MÁS ALLÁ DE LA SAL

Dr. Andrés Salazar

“El gran mal que tenemos en Araya es la miseria”

En estos momentos de grandes necesidades por la cual están pasando todos los pueblos anclados en la Península de Araya, se hace necesario que se propicien reflexiones especiales al respecto. Por ello hemos querido colaborar, dando a conocer algunas de ellas, buscando que se vislumbren para nuestros pueblos amplias perspectivas de mejoramiento colectivo.

El 19 de agosto de 2017 se cumplirán 218 años que la Península de Araya tuvo el privilegio de ser caminada por Alejandro de Humbolt (19 de agosto de 1799), quien supo ganarse un lugar propicio en nuestra historia, por las cosas que observó y posteriormente escribió sobre nuestros pueblos. Por la llegada de ese nuevo aniversario, consideramos conveniente señalar algunas urgencias que se requieren en estos pueblos; no vaya a ser cosa que el gran sabio alemán nos esté mirando desde el cielo y pueda observar que aún seguimos con muchas carencias que él palpó y que, en pleno siglo XXI, siguen presentes en el terruño peninsular.

Las responsabilidades contraídas por las autoridades obligan a los gobernantes a enfrentarse con energía constructiva y sin vacilaciones complacientes a los graves problemas de toda índole que se confrontan actualmente, y cuya urgente resolución es de capital importancia para la marcha normal del gentilicio peninsular. El alto costo de la vida como resultado de la tendencia inflacionaria, la inseguridad individual frente al hampa desbordada, las abusivas tarifas de transporte, la falta de vivienda de tipo popular, la carencia de un transporte marítimo acorde con nuestros tiempos, la escasez de agua potable y gas doméstico, la falla del fluido eléctrico, la carencia de servicio médico-sanitarios y asistenciales, la continua e incontrolada subida de los precios de productos básicos para la dieta humana, la crisis de la educación a todos los niveles y muchas otras fallas alarmantes que están a la vista de todos y que sería largo enumerar, constituyen factores negativos que se traducen en serios desajustes sociales y económicos para los sufridos sectores marginados de nuestros pueblos, que carecen de recursos suficientes para atender a las más elementales necesidades de subsistencia; de allí que los pueblos peninsulares han vivido por espacio de mucho tiempo en la incertidumbre de la esperanza que sus problemas sean resueltos. Por ello, ante todo este sinfín de problemas que hemos enumerado, es natural que ahora aspiremos a vivir dentro de un ambiente de justicia o realidad social y no seguir viviendo en un mundo de “almas extraviadas” como diría el gran Antropólogo norteamericano Oscar Lewis, para no seguir esperanzados en la bonanza de promesas incumplidas.

Con sereno optimismo, dulce espera y plena confianza en que nuestras sugerencias sean tomadas en cuenta por los autoridades de turno, hemos hecho un pequeño rosario de los múltiples problemas que, por si no conocen, nos aquejan y que deseamos, en el menor tiempo posible, sean resueltas por el bien de Venezuela, del estado Sucre y de la tierra salmeroniana. Demás está decir que, en el umbral de estas solicitudes, formulamos los más fervientes votos por la consecución de las mismas, y deseamos de todo corazón que nos tomen en cuenta a la hora de emprender sus proyectos sociales, ya que nosotros también, en unión de todos nuestros familiares, seguiremos compartiendo y dando a conocer nuestras inquietudes en favor de los pueblos peninsulares, con sentido de patria y visión de grandeza por la Venezuela del futuro, que a todos nos pertenece por igual.

Con nuestros ruegos y con fe cristiana, nos acogemos a la protección de los diferentes Santos Patronos de cada pueblo en particular y de la Virgen del Valle en general, para fortalecer nuestra voluntad de lucha por el adelanto prospero de la región nativa que siempre nos mira con el saco de miseria al hombro, esperanzada en que algún día sean atendidas. Si no todas al mismo tiempo, al menos las más perentorias.

anjosafron@hotmail.com      Telf.: 0414-7976531    0426-5960096

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *