Inicio > Opinión > Política y Criminología       

Política y Criminología       

Irbinacosta 2@hotmail.com

Incidencias delitos Cumaná mes de marzo 2016 Y 2017

El control social para su desarrollo y eficacia, se basa en tres estrategias fundamentales, condicionadas a determinados momentos. La socialización, prevención y represión, es necesario que existan entre ellas una acertada interacción que permita convertir  al individuo en un ser social. Es un proceso mediante el cual  un individuo, adopta los elementos socioculturales de su medio ambiente y lo entrega a su personalidad, para adaptarse a la sociedad. El control social formal se orienta por un  sistema normativo en particular, que imprime normas de conducta al ciudadano imponiéndosele mandatos y prohibiciones. La norma penal establece deberes jurídicos, desde luego, su finalidad no puede consistir en la mera creación de deberes y obligaciones.

Es necesario tener en cuenta que todo sistema jurídico, constituye un método en el que se trata de compaginar los derechos del individuo, incluso del individuo delincuente, con los derechos de una sociedad que en ocasiones vive con miedo, a veces real y a veces supuesto. Por supuesto la sociedad tiene derecho a defender sus intereses, recurriendo a la pena si fuera necesario, pero también el delincuente tiene derecho a ser tratado como persona y no quedar definitivamente apartado de la sociedad, sin esperanza de reintegrarse a la misma. Por otra parte es imprescindible significar que la misión del derecho es limitar el poder punitivo del Estado, que con la intención de exterminar  toda conducta criminal, pueda imponer sanciones excesivas y/o arbitrarias, sacrificando con ellas las garantías mínimas de los individuos y la de la proporcionalidad.

El término protección es sin lugar a dudas un sinónimo de seguridad, pero  ambiguo e impreciso, tiene varias acepciones, su significado y contenido varía según el adjetivo que se le agregue. Igual la  dificultad persiste cuando se trata de precisar lo que es privado, puesto que es objeto de un intenso debate y se han hecho grandes esfuerzos para establecer los linderos entre lo público y lo privado. De acuerdo a lo expresado anteriormente, si entendemos por servicio las acciones personales u organizacionales destinadas a satisfacer necesidades, queda claro que cuando usamos la expresión protección privada sustitutiva, nos estamos refiriendo a personas u organizaciones distintas al Estado, (independientemente de la forma que este lo asuma), que se disponen a satisfacer las necesidades de protección de otras personas, sean naturales o jurídicas y de sus bienes, patrimonio y  propiedad.

¿La protección privada tiene incidencia sobre el control social? El colega Sociólogo; Luis Gerardo Gabaldón define el control social como “el conjunto de instancias y acciones, públicas y privadas, genéricas y específicas, orientadas a la definición, individualización, detección, manejo y/o supresión de conductas calificadas como delictivas o desviadas, según se encuentren o no expresamente previstas en un cuerpo normativo como posibles de sanción” (1987:). Si aceptamos el concepto según el cual el control social formal es el conjunto de agencias e instancias encargadas por el Estado de definir, individualizar, detectar, restringir y/o prevenir cualquier comportamiento sujeto a una pena legal, de manera casi automática  los Servicios de Seguridad Privada quedarían excluidos de este tipo de control porque formalmente no pertenecen al llamado Sistema de Administración.

En el mismo contexto e ideas enmarcadas hacia  conductas delictivas, debo expresa que los elementos enunciados anteriormente en el texto tales: como  prevención, represión y la correcta socialización del individuos inciden de manera significativa en el aumento o disminución del delito; tal como lo he venido realizando cada semana mostraré  las estadísticas delictuales ocurridas en la ciudad de Cumaná en el mes de Marzo de los años 2016 y 2017.

En Cumaná el Robo de Vehículos se realiza con violencia, las cifras se inclinan hacia el aumento, en Marzo de 2016 treinta y cinco (35), para Marzo 2017 Cincuenta y uno (51). Cuando se habla de Hurto de Vehículo, se realiza sin violencia, tanto en el 2016 y 2017 se mantuvieron entre Cinco y Seis (5-6) hurtados. No fue denunciado el delito de Violación, el Delito de Robo entre ambos años osciló entre Cincuenta y siete (57),  con una pequeña baja en el Marzo del  2017 a la cifra de cuarenta y cinco (45). El delito de Homicidio se mantuvo en una tasa entre Dieciocho (18) y Diecinueve (19), para el 2017, advirtiendo de manera reiterativa que las muertes de delincuentes   por enfrentamiento policiales no son tomados no se contabilizan  en las cifras oficiales. En tal sentido debo también aclarar que las muertes en protestas legítimas ocasionadas por cuerpos de seguridad del Estado, deben ser dirimidas en un proceso penal para establecer posteriormente la calificación de homicidios y su responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *