Inicio > Opinión > Dime que te cuento y te diré que aprendes

Dime que te cuento y te diré que aprendes

Padre Marcelo Rivas Sánchez.

El hacer por los pobres será bendecido por Dios

No es que no tenga nada más que hablar o vuelvan a estar de moda los pobres, es que de ellos es el Reino de los cielos. (Mateo 5,3) y para estos momentos, en nuestra tierra envuelta en una crisis alimentaria, de desnutrición infantil, según OMS hay un 11% en Venezuela, no es pérdida de tiempo, más bien es acomodarnos y empezar a elaborar planes para acompañar, ayudar y de la mejor manera promocionarlos para que vayan saliendo de esta situación.

El Papa Francisco en su primer mensaje para la Jornada Mundial de los Pobres a celebrarse el próximo 19 de noviembre coloca como ejemplo a San Francisco de Asís: «No se conformó con abrazar y dar limosna a los leprosos, sino que decidió ir a estar con ellos» y «vio en ese encuentro el punto de inflexión de su conversión» Para insistir que el amor no acepta excusas, ni permite que escondamos la cabeza como avestruces ante una realidad tan dolorosa del hambre en el mundo y en especial en Venezuela.

Entonces, la Iglesia venezolana, nosotros hemos iniciado, junto a Caritas Venezuela, la “Olla de la Solidaridad” que es la mesa de la Misericordia que ofrece una sopa caliente y nutritiva a los más pobres. Es un encuentro parroquial, ofrecido por los que van a misa y hacen especie de “pote” “cayapa”  para comprar los ingredientes y hacer la sopa de la solidaridad. Pero ese inició marca la pauta para proseguir y empezar a organizar las Caritas Parroquiales que buscan auxiliar, pero promover a los pobres, no quedarse simplemente con darles el pescado, sino enseñarles a pescar.

Estamos en el tiempo de unir esa limosna, generosidad entregada, con un voluntariado, personas de buena voluntad y disposición, para que juntos unamos esfuerzos y nos organicemos.  Ya  o será la sopa caliente y nutritiva, sino que, de forma seria, callada y responsable, vamos encuestando a los atendidos, para ir conociendo sus realidades y necesidades. Y sobre la marcha, ir acompañando con soluciones prácticas.

  1. Capacitarlos para el trabajo: hacer que ellos aprendan un arte-oficio y desde sus casas lo ofrezcan. Panadería, cocina, zapatería, electricidad, soldadura, carpintería, manualidades… Que ellos se sientan útiles.
  2. Educación: Ofrecerle a sus hijos una especie de escuelita donde puedan comprender mejor y sean acompañados en las tareas escolares. A la vez que los recuperamos en lenguaje, matemáticas y materiales donde tengan dificultades. A la vez, que les ofrecemos canto, deporte, manualidades y un sano entretenimiento.
  3. Nutrición: poder ofrecerles ayuda alimenticia y enseñarles a mejor comer.

Cada una de las Parroquias sería el recinto propio para estos servicios, sin olvidar la asistencia jurídica, la posibilidad de atenciones médicas y de laboratorio, sin olvidar la implementación de las reuniones para alcohólicos anónimos y combatir la adicción a las drogas. Todo enmarcado en la prevención, reeducar  y rescatar. Bien inspirado en el amor que nos ha tenido Dios y en ese amor poder amar a los demás.

Es un amor, en la voz del Papa Francisco, que no puede quedarse sin respuesta, incluso a los de otras confesiones religiosas. Pues lo que se busca es unir esfuerzos y lograr una articulación de acciones que favorezcan a los más necesitados. Aquí es muy importante la limosna, peor más importante es la organización animada por la voluntad de servir, animar y acompañarlos. Como lo hizo San Francisco, que no se quedó con repartir limosnas a los pobres, sino que se unió en la búsqueda de soluciones a sus necesidades: hambre, denudes, soledad, tristezas…

Es una invitación a todos. No es dar lo que no sobra, sino dar lo que justicia el otro necesita para vivir con dignidad. Ya que si ayudo con sencillez, hago que otros sencillamente puedan vivir.

www.diosbendice.org

@padrerivas

mrivassnchez@gmail.com

https://www.facebook.com/padrerivas/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *