Inicio > Nacionales > Aumento de la inflación generará más hambre

Aumento de la inflación generará más hambre

Inflación está generando hambre

El economista Ángel Alvarado alertó que “estos niveles de inflación y la aceleración con la que se incrementan los precios ya no sólo están empobreciendo a los ciudadanos sino que realmente se ha potenciado el hambre”. Alvarado, quien diputado y miembro de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional presentó el Índice Nacional de Precios al Consumidor de la Asamblea Nacional (INPCAN) del mes de junio. Según este cálculo, la inflación mensual de junio alcanzó 21,4% y la acumulada hasta junio de 2017 a 176%. “Esta aceleración de  la tasa mensual se debe a la devaluación del tipo de cambio oficial y del mercado negro, así como el financiamiento monetario del BCV al Ejecutivo para financiar el gasto de cara a la campaña por la Asamblea Nacional Constituyente”, denunció el diputado, al tiempo que recalcó que el BCV está creando dinero de la nada para cubrir el déficit fiscal.

Constituyente no detendrá espiral inflacionario

Para Ángel Alvarado la instalación de “la Asamblea Nacional Constituyente no va a mejorar la situación económica del país, al contrario la va a empeorar. No habrá cambio económico en Venezuela si no hay un cambio político, si no cambiamos este modelo que nos ha llevado a la miseria, no puede haber progreso y oportunidades para todos los venezolanos”. El economista alertó que “estos niveles de inflación y la aceleración con la que se incrementan los precios en forma diaria se come literalmente cualquier aumento salarial que decrete el gobierno, porque el ritmo entre el incremento de bienes y servicios y el poder adquisitivo del salario es muy desigual y nadie podrá aguantarlo si continua las devaluaciones por el incremento del dólar Dicom y el paralelo. Si la inflación sigue creciendo el país entrará en un peligroso periodo de hambruna que ninguna constituyente podrá evitar”. Alvarado fundamentó esta afirmación considerando el “alarmante informe de Cáritas sobre la desnutrición en el país”. Según esta organización mundialmente reconocida, la incidencia de la desnutrición en el país aumentó 6,0% en la  medición de febrero y marzo a causa de la inflación. El estudio indica que 85% de los hogares han incurrido en alguna forma de privación alimentaria y 10% de los hogares comen de la basura. “Esto simplemente no es humano y tiene que terminar”, sentenció el parlamentario. El diputado Alvarado destacó que INPCAN es un indicador estadístico que mide la variación de los precios de una canasta de bienes y servicios representativa del consumo de las familias venezolana y “la metodología que se emplea para obtener ese cálculo es la misma que usa el BCV pero mantiene oculta”, señaló. Por otra parte, el jefe de la cátedra de trabajo de la Universidad Central de Venezuela, Juan Carlos Pro Rísquez, explicó, que tras los últimos tres aumentos salariales anunciados por el Gobierno nacional, la inflación se ubica en 2017 entre 170 y 180%. “Solamente calculando los tres aumento salariales de este año, indica que hay entre ellos 260% de inflación, calculándolo con los aumentos de tickets de alimentación, da un promedio de 180%”, argumentó. Pro Rísquez, aseguró que se ha venido desconceptualizando el tema del salario porque el mismo se ha venido “descomponiendo” como base de los beneficios en Venezuela. “En Venezuela la base salarial para el cálculo de prestaciones sociales, es menor que el bono de alimentación (salario mínimo 97 mil bolívares, cesta ticket 135 mil bolívares) lo que equivale a una bonificación del salario, y una pérdida del valor adquisitivo del ahorro por antigüedad”.  En este sentido, aseveró que luego de tres aumentos salariales, de enero a julio, es normal pensar que podría haber tres aumentos más hasta el 30 de diciembre, “porque no hay nada que indique que la inflación vaya a bajar o que el aparato productivo se va a poner en funcionamiento perfecto”.

¿Cómo afectará al desenvolvimiento económico la Constituyente?

Según un estudio publicado en el portal digital Aporrea.com, firmado por Carlos Carcione, Venezuela ha entrado en un terreno de profunda incertidumbre en el plano económico, principalmente en el más delicado que es la satisfacción básica de las necesidades de los ciudadanos. Y esto lo ha provocado una serie de eventos desafortunados por el disparo de los  precios de los productos indispensables para la vida cotidiana, se negocian bonos de PDVSA o de la República muy por debajo de los precios del mercado, descapitalizando al país. Y se empieza a producir un default selectivo, por ahora con deuda comercial con Rusia. Al tiempo que hay síntomas alarmantes de que se profundiza la escases de productos esenciales. Las preguntas que aparecen inmediatamente son: ¿Continuará al ritmo actual la escalada en los precios de los bienes esenciales? ¿Hasta dónde? ¿Puede el país seguir asumiendo sus pagos de deuda? ¿Afectará la situación de impago a Rusia las comprometidas importaciones de trigo a ese país? En este contexto económico de características inciertas, es que se desarrolla el llamado a Constituyente del presidente Maduro. Un llamado que tiene múltiples resistencias y un importante nivel de rechazo. Que hasta ahora no ha logrado encaminar la resolución de la profunda crisis política que atraviesa el país y que está llevando a que las protestas opositoras ya lleven 100 días continuados. La pregunta, en este caso es: ¿Cómo afectará al desenvolvimiento económico la Constituyente?. El ritmo inflacionario se ha disparado a una velocidad preocupante desde el año 2012. Mientras que en ese año la inflación fue de 20%, en 2015 fue de 180%. Lo que convirtió a la inflación de 2015 en la más alta desde que el país empezó a registrar esta estadística en 1950. Estos datos que mencionamos son del Banco Central de Venezuela y los del 2015 son los últimos publicados por esta institución.

En diciembre la inflación podría llegar a 1000%

Para conocer los índices inflacionarios del 2016, tomamos un estudio de Visor 360º Consultores, para un trabajo sobre la situación de los alimentos y medicamentos, esta empresa indica que mientras el índice general de precios se habría disparado a 720%, una cifra cercana a la pronosticada en su momento por el FMI, por su parte los precios de los alimentos, comparados con el año 2015 crecieron la exagerada cifra de 1080%. El estudio que toma el periodo 2008 – 2016, muestra cómo a partir de 2012 se rompe la relativa estabilidad de una inflación moderada y controlada para iniciar una curva ascendente pronunciada y peligrosa. Esa disparada de precios en el año 2016, en medio de un contexto de relativa calma comparado con los momentos actuales, hace preocupante el desenvolvimiento inflacionario para el segundo semestre de este año. Hasta ahora, comparado con marzo de 2016 a marzo de 2017, según Ecoanálitica la inflación fue de 673%, podemos suponer que los pronósticos que por el momento se conocen para todo el año 2017, preparados por esa misma consultora, por Citigroup, Datanalisis y Goldman Sachs, giren alrededor de un incremento del índice inflacionario entre 880% y 950%. Mientras que otros esperan una inflación que supere el 1000%. Para ilustrar esta situación se pueden ver los estudios de CENDA que muestran que la variación intermensual entre Abril y Mayo de este año fue del 11,1% de incremento. Entre tanto que un salario mínimo cubre escasamente el 8,7% de la cesta alimentaria que ya ronda el millón y medio de bolívares.

¿O se paga deuda o se importa alimentos y medicinas?

Otro indicador que cada día se vuelve más crítico, es el de la deuda externa y los pagos de la misma. Tres noticias sobre esto se conocieron recientemente: la primera es la liquidación de Bonos de PDVSA por parte del BCV que los había recibido como pago por la deuda de la petrolera por el financiamiento que le brinda el Banco Central. Estos bonos fueron comprados por Goldman Sachs al 31% de su valor.

La segunda es la oferta de una emisión de Bonos por 5.000 millones de dólares de deuda soberana ofrecida a un fondo buitre al 20% de su valor, es decir por 1.000 millones de dólares. Y la tercera es el default de deudas con Rusia por la compra de armas por 980 millones de dólares. Así como en el plano político con la ANC, también en el terreno económico parecería ser que la apuesta del gobierno es a todo o nada. Sin embargo, aunque se logre la estabilidad política con la instalación de la Constituyente, lo que la absoluta mayoría de los analistas considera improbable, esto no garantiza un punto de inflexión hacia la recuperación económica en lo que queda del año. Por el contrario, de seguir la política actual, lo más probable es que cada día se profundice más la situación de extremo desabastecimiento, de hiperinflación y de compromiso de la soberanía. Sin embargo, por otra parte aparecen actores que desde el llamado chavismo crítico proponen un programa de emergencia en el corto plazo para ponerle freno al deterioro y el rumbo al colapso estas propuestas se apalancan en la suspensión de los pagos de la deuda externa, para privilegiar la compra de alimentos y medicinas a la población. De la misma manera que con la situación política, el pronóstico sobre la economía para lo que resta del año es incierto, de carácter reservado y augura un horizonte más preocupante que la situación actual.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *