Inicio > Regionales > Recordar es vivir

Recordar es vivir

“Luis Filiberto Carreño 20-08-1934 hasta el 16-09-1997

El presidente de la Cámara de Comercio de Carúpano, Ihsan Saladino, considera que en esta sección no podía dejar de faltar un importante personaje orgullo carupanero como fue Luis Filiberto Carreño, quien fue su amigo en los años 70, además se trató de un gran padre y buen amigo. Por lo que hoy conocerás más sobre el padre de las escuadrillas ecológicas, quien fue padre de ocho hijos a quienes los enseñó amar la naturaleza por ser fiel a sus principios de brindar una mejor calidad de vida, en un ambiente sano, pleno de bellezas naturales. Filiberto nació en el caserío de Catuaro, municipio Ribero, por lo que fue un niño que se levantó en el campo, cortando leña y pasto, ordeñando vacas. Después se viene a Carúpano y es cuando comienza a relacionarse y a desarrollarse su pasión por el deporte, convirtiéndose en un hombre luchador que orientó su labor mostrando varias facetas en el espacio y el tiempo, donde puso de manifiesto sus motivaciones, desbordando el talento, potencial, actitud, ingenio, atributos, dones y dotes que fueron herramientas para impulsar las distintas actividades deportivas de las cuales fue su promotor en Carúpano, al igual que fue parte del primer club de conservacionistas cumpliendo con la tarea de realizar excursiones y siembra de árboles que sirvieron de motivaciones y de toma de conciencia conservacionista a los jóvenes de aquel entonces.

Filiberto Carreño,  además de ser profesor de Educación Física y de ser el promotor de diferentes disciplinas deportivas que por primera vez se realizaban en Carúpano. También llegó a convertirse en el padre de las escuadrillas ecológicas por tan loable labor a favor del rescate de la naturaleza. Siendo un hombre exitoso en toda actividad que desempeñara, siempre beneficiando a la juventud y su futuro, la pérdida humana de este valioso hombre humilde, dejó un gran vacío. Así lo manifestó Ihsan Saladino, presidente de la Cámara de Comercio de Carúpano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *