Inicio > Deportes > Andrés Madera sueña en grande

Andrés Madera sueña en grande

El karateca, número uno del mundo en kumite, buscará el oro en Polonia en los Juegos Mundiales que comienzan el próximo jueves

El 2017 ha sido un año de ensueño para el karateca venezolano Andrés Madera. No solo por los resultados positivos que ha obtenido al ganar la medalla de plata en el Panamericano de Curazao, el oro en el Open de París e incluso la presea de plata en el Abierto de Rotterdam, que le permitieron adueñarse del sitial de honor del ranking mundial en la modalidad de kumite, sino también por que lo llevó a ser tomado en cuenta para ser el abanderado a los Juegos Mundiales que arrancarán el próximo 20 de julio en Polonia.

El baruteño de 28 años, recibió ayer en manos del ministro del deporte Pedro Infante, el tricolor nacional que desfilará en la gala inaugural de la cita polaca.

Madera descarta tener la presión adicional de las que sufren usualmente los abanderados, más bien asegura estar enfocado en conquistar una nueva satisfacción para el país y en sumar un nuevo podio en su carrera.

Para el número uno del mundo, la clave para brillar en los diversos escenarios internacionales y conquistar el sitial de honor en el que se encuentra hoy en día, radica principalmente en la concentración y en la relajación que aplica poco antes de sus presentaciones.

“Mis grandes éxitos comenzaron cuando gané el Open de Austria en 2016. Recuerdo que estuve  un mes en Chicago con cuatro amigos y mi entrenador Rodolfo Rodríguez, y más que apuntar a  la presión de los entrenamientos fuertes, apostamos a divertirnos y a disfrutar de lo que hacíamos. Creo que allí radica la diferencia. A veces los atletas ven los entrenamientos como una obligación y no los disfrutan. Yo cambié esa percepción y he allí los resultados”, detalló.

Apoyo incondicional

Aunque el nombre de Andrés Madera ha resonado con fuerza en los escenarios internacionales en los últimos dos años, el criollo lleva más de 17 años vinculados al mundo del karate, el mismo tiempo que ha contado con el apoyo de su entrenador y de Óscar Guruceaga, miembro fundador de la Fundación Shury Ryu Venezuela.

Aunque confiesa que hasta ahora no ha contado con el apoyo económico del Ministerio del Deporte y de ninguna otra institución pública o privada para cubrir los gastos de preparación y competir en los distintos torneos internacionales, espera que la situación cambie de cara a la ruta olímpica a Tokio 2020.

“Estoy muy emocionado por tener el privilegio de liderar esta delegación de 19 atletas, aunque a su vez un poco triste porque no podré estar el día de la gala inaugural, dado que partiré a Polonia el día 21.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *