Inicio > Opinión > VENTANA PANORAMICA

VENTANA PANORAMICA

Asomo del vendaval

José Isidro Cordero

Por circunstancias de una especie de psicología social colectiva, no bien determinada por los especialistas o tal vez no estudiada a fondo, a los habitantes de las islas caribeñas, cuando se les anuncia la presencia y pase por sus territorios de un fenómeno meteorológico, denominado huracán o vendaval, les brota una euforia con manifestaciones muy parecidas a actos festivos propios de fiestas tradicionales. Comienzan a apertrecharse comprando bastimentos y bebidas, y comienzan a invitarse para estar juntos al momento del evento. Es más, tienen establecido el tipo de comida adecuada para los día previos y posteriores a la incidencia del fenómeno; es una conducta, en el orden culinario, semejante a la de los continentales con respecto a las expectativas de consumo de hallacas y otros condumios durante los días navideños. Pero, a diferencia de los continentales, cuyas circunstancias, para las cuales se preparan, no cambian por estar especificadas a fecha calendario: mes de diciembre; las expectativas de los caribeños de verse sumidos en los embates de una tormenta pueden no cumplirse porque se desvanece o cambia de curso, entonces a ellos se les acuna una desilusión, les llega una tristeza insólita y no pocos guardan las cosas acumuladas para otro momento de igual expectativa.

En un símil, a nosotros los venezolanos se nos asoma un vendaval, lo presentimos en la forma como se desplazan los nubarrones y van tornándose en un gris oscuro devorador de luz, pero, a diferencia de los caribeños, no estamos en trance de prepararnos, sino de lamentarnos, Tenemos en puerta un vendaval con capacidad de incalculable destrucción masiva. Se nos viene encima, y con furia indetenible, una explosión social devastadora. Muchos dirán: “Eso se viene anunciando desde hace varios años, y no llega”. Ciertamente, no ha llegado debido al malabarismo ejecutado por el Gobierno para retardar su arribo. Pero ahora, el Gobierno está dando demostraciones fehacientes de haberse agotado la capacidad de hacer magias, sobre todo en algo de extrema sensibilidad para la colectividad: la facilidad de transporte, tanto urbano como extraurbano. Ninguna sociedad –en cualquier país del mundo-, cuyas necesidades básicas de supervivencia deba satisfacerlas con el trajín del día a día, como le ha tocado a la venezolana, soporta una aguda escasez de transporte colectivo para trasladarse a las zonas de trabajo, para ir a la escuela, para zanquear en los mercados algunas provisiones, para ir de un extremo a otro de la ciudad buscando farmacias -sin éxito- donde comprar una determinada medicina o su parecido.

Estamos entrando aceleradamente en esa inaguantable crisis del transporte. Un dato comprobable no los anuncia. De cuarenta y cinco mil unidades de transporte colectivo circulando, hasta hace poco, en las ciudades del país, sólo quedan en pie y prestando servicio cauteloso, cinco mil; la falta de repuestos, de lubricantes y el inminente desabastecimiento de combustible han arrinconado el resto. Es un vendaval cuyo curso se mantiene en brújula. La explosión social está en puerta.

BRISAS SUAVES

NO ARRUGA LA COMUNIDAD Internacional, con respecto al caso Venezuela. Está convencida de haber pasado nuestro Gobierno a la fase dictatorial. Y como toda dictadura practica métodos represivos contrarios a las Derechos Humanos, aunado al desconocimiento de los principios democráticos. La Unión de Países Europeos (21 en total), por decisión unánime acaba de aprobar una resolución mediante la cual prohíbe la entrada en sus territorios a varios funcionarios del Gobierno venezolano, entre ellos, dos rectoras principales del CNE. Y la bola pica y se extiende… ALGO FILTRADO POR LA bocallave hacia afuera. El Presidente Nicolás Maduro, a propósito de la resolución de la Comunidad Europea contra funcionarios de su gobierno, suceso obstaculizador de una exitosa reestructuración de la deuda venezolana, convocó, de manera muy privada, a varios capitoste del PSUV (7 en total, fue excluido Ameliach, exgobernador de Carabobo) y les informó de su deseo de renunciar a la presidencia lo antes posible: Según el soplido saliendo por la bocallave, les dijo: “No aguanto más, estoy cansado. Me agoto en los esfuerzos por ver si enderezo este barco y una inmensa cantidad de compañeros le pone lastre. Quiero irme a descansar”. ¿Eso es verdad? Imposible precisar; a veces los sonidos se distorsionan por la brisa o por el espacio entre emisor y receptor, pero, según los escuchas tras la puerta, los asistentes le recomendaron a Maduro un llamado a elecciones presidenciales para mediados del año 2018. Hay en el PSUV un mar de fondo muy turbulento… SORPRESA NOS DA la vida. Mientras dirigentes en las altas esferas de algunos partidos políticos de oposición manifiestan su inclinación a no participar, y por supuesto, no votar en las elecciones municipales, volúmenes aceptables de personas de las urbanizaciones populares, le piden a Fredis Guzmán mantenerse en la ruta hacia la Alcaldía. Bueno, el hombre va y lo hace con optimismo y pisando firme… LO DICE LE SEÑOR Quiroga (El Nacional: 09-11-2017): “Ley “anti-odio” de dictadura venezolana busca justificar persecución a oposición, amordazar prensa y silenciar redes sociales”. No está tan infundado. Debemos agregar, la Ley Anti-odio podría contener normas de perdón para oficialista agresores…

USTED VOLVERÁ a leerme.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de