Inicio > Nacionales > ¡La fórmula Arria!

¡La fórmula Arria!

Una ecuación para salir de la crisis

Desde el pasado 13 de noviembre, actores políticos de la oposición venezolana han llevado al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), un planteamiento para involucrar al organismo supranacional en los diálogos que se celebraran con el gobierno en República Dominicana los días 1 y 2 de diciembre de este año, para tratar de darle solución a la graves crisis social, política y económica que sufren los venezolanos, especialmente por la insuficiencia de alimentos y medicinas. En marzo de 1992, el embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, Diego Arria, como Presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, creó un mecanismo que permite a representantes de los gobiernos y organizaciones civiles internacionales, comunicar sus posiciones a los miembros del Consejo de Seguridad. Desde esa fecha a la actualidad a la fórmula de resolución de conflictos se le llama dentro del mundo diplomático “Fórmula Arria” en honor a su creador. Pero, ¿En qué consiste la Fórmula Arria?. Según las propias palabras del embajador ante la ONU, Diego Arria, “la Fórmula Arria” hace referencia a los encuentros informales que se llevan a cabo entre los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con agentes externos al propio Consejo, siendo su fin promover el diálogo directo con los distintos agentes implicados en un conflicto, desde altos representantes de los gobiernos a organizaciones internacionales, que facilite a los miembros del Consejo de Seguridad tomar decisiones informadas de asuntos relevantes, comprendidos en el ámbito de responsabilidad del Consejo de Seguridad. Por ello, la “Fórmula Arria” podría ser una opción para que la oposición venezolana logre al fin plantear ante el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la actual crisis política que vive el país. Para la internacionalista y catedrática de la pública Universidad Central de Venezuela (UCV), María Teresa Romero “esta fórmula sería de gran utilidad para el caso Venezuela, ya que involucra a una institución con autoridad y prestigio (Consejo de Seguridad) que de manera más objetiva y equilibrada oiría a todas las partes del conflicto en igualdad de condiciones”. “Bajo esa fórmula el proceso de negociación sería más creíble y justo. Sin embargo, posiblemente el Gobierno, basado en que la misma siempre se utilizó en conflictos muy severos, cierre esta opción aludiendo que la crisis venezolana no es de máxima gravedad”, precisó. Por su parte, el exembajador Milos Alcalay, ha sostenido que este modelo posibilitaría que factores de la oposición venezolana pudieran al fin explicar y demostrar, en esa instancia internacional, la real y grave situación política de Venezuela”. Alcalay recordó que esta iniciativa, que en principio sirvió para abordar la crisis de la extinta Yugoslavia y dio voz al presidente de Bosnia-Herzegovina, Alija Izetbegovic, fue bautizada como “fórmula Arria”, y actualmente sigue vigente. Las reuniones con arreglo a la “fórmula Arria” permiten al Consejo de Seguridad cambiar impresiones en un marco flexible en materia de procedimientos, con quienes intentan buscar salidas pacíficas a los conflictos en los que intervienen, dijo finalmente el analista y exembajador.

¿Cómo nace la fórmula milagrosa?

Según, explica el exembajador Diego Arria, la llamada Fórmula Aria, nació en marzo de 1992, en relación con el conflicto en la península europea de Los Balcanes, durante ese periodo el diplomático era el presidente del Consejo de Seguridad de la ONU. Añade que: “…aproveché esa circunstancia para generar una modalidad que, como vemos ahora, se ha convertido en una modalidad informal permanente. Y nace al yo observar que las principales víctimas del conflicto, que eran los bosnios musulmanes, no tenían acceso directo e informal al Consejo de Seguridad. De hecho, la primera de lo que hoy se llama Fórmula Arria fue una invitación que les hice a los embajadores miembros del Consejo de Seguridad del que yo formaba parte en ese momento a tomar un café con un sacerdote croata Era en un ambiente absolutamente informal. El lugar se llama Mdujorge, en Croacia. Me entrevisté con este sacerdote, que me había visitado en mi  embajada, la Misión de Venezuela ante las Naciones Unidas, de la cual yo era representante, para relatarme cómo estaba aumentando la violencia entre serbios y croatas. La descripción que hizo era tan horrible que contrastaba muchísimo con la ausencia de información de estos hechos que se recibía por parte de la Secretaría General de las Naciones Unidas; lo cual me escandalizó”.

¿Qué se ha logrado con la Fórmula Arria?

Para el embajador Diego Arria, con la Fórmula Arria, se ha logrado que muchos actores de la comunidad internacional no gubernamentales puedan plantear con sus puntos de vistas en relación a un determinado conflicto contribuyendo a un mejor conocimiento de las realidades que se encuentran en el mundo y enriqueciendo la visión del Consejo de Seguridad, que oficialmente solo se nutre de los informes de la Secretaría General de las Naciones Unidas. Esa es una de las grandes virtudes que tiene la Fórmula Arria es más informal. Gracias a esa fórmula, el líder sudafricano Nelson Mandela, el jefe de la Autoridad Nacional Palestina, Yasser Arafat y el secretario general de Amnistía Internacional, Pierre Sané, pudieron expresar sus posiciones en el foro más poderosos de la ONU, en los conflictos de sus distintos países. A su criterio, la Fórmula Arria tiene una gran flexibilidad para que el Consejo de seguridad de la ONU, no solo pueda interactuar, sino enriquecerse en su conocimiento por la diversidad de actores de la comunidad internacional que pueden asistir. La Fórmula Arria es una modalidad también informal y confidencial, y no compromete a ninguna acción; pero si bien las informales son oficiales y es el presidente del Consejo de Seguridad el que las convoca, en la Fórmula Arria, cualquier miembro del Consejo de Seguridad puede hacer la convocatoria.

¿En qué puede ayudar la Fórmula Arria a Venezuela?

El pasado 13 de noviembre en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se llevó a cabo una reunión que se realizó bajo la “Fórmula Arria”, varios países miembros coincidieron en que el gobierno de Venezuela debe abocarse a resolver la crisis humanitaria que atraviesa el país y la creación de un calendario electoral. El encuentro que contó con la intervención el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro y del propio creador de la fórmula, embajador Diego Arria por invitación Estados Unidos e Italia países que conjuntamente solicitaron la aplicación de la fórmula a la crisis presente en Venezuela. Arria asegura que: “aunque no se obtuvieron resultados específicos, ni acuerdos, como la aprobación de una resolución, ese no es el objetivo de la formula Arria, sino abrir un canal ante el Consejo de Seguridad para oír a todas las partes en conflicto, como ha sucedido en otros conflictos, bélicos, raciales, como en Bosnia, Sudáfrica o Ruanda”. “Nunca pensé cuando inicié esta modalidad que un día serviría para ayudar a mi país, hoy convertido en un estado militarizado con su economía en escombros, y con nuestra gente sufriendo  una tragedia humanitaria sin precedente”, aseguró Arria.

Al Gobierno no le gusta la fórmula

Sin embargo, Diego Arria, precisó que aunque la fórmula puede “…ayudar a entender la grave crisis humanitaria que vive el país, principalmente en alimentos y medicinas, y abrir un canal humanitario de todo el mundo para que el pueblo venezolano reciba la ayuda que hoy necesita”. Sostiene que el pasado 13 de noviembre, el Gobierno en la persona de su embajador ante las Naciones Unidas, Rafael Ramírez, “objetó el mecanismo de negociación y mediación pacifica bajo el argumento de que el gobierno de los Estados Unidos pretende utilizar la plataforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para imponente su agenda intervencionista en el país”. Ramírez precisó que el gobierno de Donald Trump, pretende utilizar el Consejo de Seguridad para “desvirtuar la misión de esta instancia y agredir nuevamente a la patria bolivariana”. En ese contexto, países como China, Rusia y Bolivia, que también forman parte del Consejo de Seguridad, repudiaron este plan y manifestaron su solidaridad con Venezuela, su independencia y su derecho a su autodeterminación, desestimando la “Fórmula Arria” como una herramienta viable para resolver la crisis que afecta a más de 30 millones de venezolanos.

¿Se aplicará la fórmula al nuevo proceso de diálogo?

Ayer, la Mesa de la Unidad Democrática leyó un documento en el que expresa su posición ante el proceso de negociación a realizarse el próximo 1 y 2 de diciembre en República Dominicana, entre gobierno y oposición. En el texto la oposición asegura que: “…ya basta de ver a nuestros niños víctimas de desnutrición, ancianos muriendo por no conseguir medicinas, familias hurgando restos de comida en la basura, jóvenes huyendo del país en busca de futuro y familias enteras haciendo inmensas colas en busca de los pocos alimentos que se pueden comprar. Un país tan rico como el nuestro no merece seguir sufriendo de escasez de alimentos, medicinas, seguridad, paz y ley. Esta tragedia generada por las malas políticas del Gobierno, y agravadas ahora por la imposición de una ilegítima “asamblea constituyente”, tiene que cambiar y hay que hacer lo que sea para lograrlo”. Como es conocido varios países acompañarán a las partes en las conversaciones que tienen como objetivo final alcanzar un acuerdo sobre diversos puntos. Para la oposición son cuatro: 1.-Elecciones presidenciales libres con nuevo CNE, eliminación de las inhabilitaciones políticas y observación internacional calificada. 2.- Que se permita el canal humanitario de alimentos y medicinas para aliviar el inmenso sufrimiento social; 3.- Que se liberen los presos por razones políticas, y 4.-Que se restituyan las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional. Para el Gobierno, una, pleno reconocimiento a la Asamblea Nacional Constituyente dentro de los dos años de su funcionamiento, lo que permitiría seguir funcionando aún cuando el Gobierno resulte derrotado en unas futuras elecciones presidenciales, por lo que el nuevo presidente deberá someterse a la ANC. Sin embargo, muchos políticos opositores que no están de acuerdo con el dialogo “a puertas cerradas” sólo entre gobierno y oposición, sugieren que la Fórmula Arria aplicada en el Consejo de Seguridad de la ONU, sea trasladada a los diálogos en República Dominicana para permitir la participación de actores de la sociedad civil, así como víctimas de la crisis, especialmente los más pobres que no tienen alimentos, o los pacientes con enfermedades catastróficas que mueren por no conseguir un medicamento, o no poder comprar el tratamiento por el incremento desproporcionado de las medicinas. La Fórmula Arria está en el tapete y podría convertirse según su creador, en la ecuación milagrosa que saque de la profunda y sistemática crisis que padece el pueblo venezolano.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de