Inicio > Opinión > ARAYA: MÁS ALLÁ DE LA SAL

ARAYA: MÁS ALLÁ DE LA SAL

Dr. ANDRÉS SALAZAR

Carta a la vieja Cumaná en sus 502 Años

Mi querida y siempre recordada Cumaná:

Debo expresarte con mucha sinceridad que no había querido comenzar este escrito antes de volver a verte, y así poder palpar desde cerca cómo ha sido tu progreso y desarrollo desde que te prometieron villas y castillos en tus 500 años de fundada. A través de esta carta que te escribo, quiero que sepas que el 27 de noviembre asistí, como te lo había prometido, a tus 502 años de historia, y con el sombrero encasquetado me cobijé, desde tempranas horas de la mañana, bajo las ramas secas del olvidado Tamarindo, cerca del Puente. Desde allí, con mi escudriñadora mirada, pude contemplar la soledad de algunas de tus principales calles, de lo abandonado y sucio que está tu Río Manzanares y de lo deteriorado que se encuentra la estructura de tu Puente Guzmán Blanco; obra de puro cemento, donde no se exhibe ni siquiera una placa “in memoriam” a tantos héroes caídos en su cabecera, donde a veces ha corrido la sangre. Como aquella vez cuando el “FALKE” te invadió la madrugada del 11 de agosto de 1929 y trajo a Armando Zuloaga Blanco para que lo mataran precisamente en Cumaná.

Desde el sagrado recinto de tu Plaza Miranda logré observar la estafa de un remozamiento fraudulento, que desdice mucho de los altos muros y sólidas arcadas, que fueron testigo de su antigua prestancia. Y tu Parque Ayacucho, muestra a residentes y visitantes los juegos de envite y azar, y de indigentes haciendo sus necesidades al aire libre, ya que los gendarmes encargados de su custodia se ven cada 3 de febrero, fecha de nacimiento del más grande hijo que ha brotado de tus entrañas. Quiero aprovechar esta ocasión para decirte mi Vieja Cumaná, que El Gran Mariscal siempre espera desde ese grandioso monumento que se le erigió en 1888, durante el periodo presidencial del doctor Rojas Paúl, que su ciudad nativa se levante a la altura de los deseos de tu hijo amante que no te falló nunca.

Creo mi Vieja Cumaná, que todavía debes estar llorando por lo que te hicieron cuando cumpliste 500 años de historia. Yo estaba allí presente, en el Parque Ayacucho, y tuve que salirme al ver como se convertía aquel acto histórico y cultural en un acto político. Al levantarme alcé mi voz de protesta y grité:-¡yo no vine a ningún acto político, yo vine a los 500 años de historia de mi querida Cumaná!-. El resto de lo que allí sucedió tú bien lo sabes, como también lo saben muchos de tus habitantes. Y si la memoria no te falla, debes de recordar muy bien quien fue el orador de orden de tan magna fecha. Por todo ello, hoy quiero decirte, que esa misma situación la he presenciado en tus tres últimos aniversarios a los que he acudido sin que nadie se dé cuenta de mi asistencia, ya que para abrazarte y gozarte no es menester de andarme paseando delante del público asistente. Tú me conoces, mi Vieja Cumaná, y sabes que mientras más de incógnito me encuentre, para mi es más placentero.

Tú mi querida, noble y otrora pujante ciudad oriental, que mereció del ilustre historiador don Arístides Rojas el cognomento de “Primogénita del Continente”, por tu primera fundación en 1515, fuiste surco abierto de la buena siembra, y eres espejo de recuerdos para todo el que te visita, porque a través del tiempo y la distancia nos presentas imágenes, algunas claras y precisas, otras con aristas borradas por los efectos de los años caídos sobre tus hombros. Tú eres ciudad de mar y tierra. Eres esencialmente marinera. Tú espuma esta en San Luis y en todas partes, por ello siempre te vez vestida de espumas. El Manzanares cumple los encargos de tú mar y le lleva cocos, hojas de palma, jobitos de rio, mangos y hasta su tajada de piña dulce. El Mar entonces le regala, inadvertidamente, una arroba de sal que vino arrastrando desde las áridas costas de la Península de Araya; encontrándose Mar y Río en la desembocadura, donde el primero quiere entrar y el segundo pretende salir.

anjosafron@hotmail.com            0414-7976531   0426-5960096

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de