Inicio > Opinión > Política y Criminología

Política y Criminología

Irbinacosta 2@hotmail.com

La guerra económica, psicológica y la corrupción como debilidad política   

Para las elecciones presidenciales el paradigma se debate entre mantener vivo el ánimo del descontento nacional o exhumar el desánimo de los seguidores del Chavismo para que no salgan a votar.

Una de las grandes prioridades del país es la eliminación del control de cambio, imprescindible para acabar con el Dólar Today que sin lugar a dudas controla todo lo que se consume en Venezuela. A diario la extinta clase media nos preguntamos: ¿Por qué no se ha eliminado el control de cambio si ello representa un camino cierto para el ajuste de los precios? Es necesario recordar para que podamos entender que lo más importante para el gobierno no es buscar soluciones al problema económico, sino sustentar el modelo político a toda costa, aún sabiendo que si se mantiene un control de cambio, lo único que vamos a tener es un mercado paralelo, insuficiencia de divisas y como consecuencia directa  la devaluaciones de la moneda. Lo cierto es que Aristóbulo tuvo la valentía de decirlo en su debida oportunidad de manera clara y directa.

“El control de cambio en Venezuela no es una medida económica, el control de cambio en una medida política porque si quitamos el control de cambio sacan los dólares y nos tumban, mientras gobernemos tenemos que tener control de cambio”. Lo cierto es que luego del triunfo del 6 de Diciembre del 2015, día en que la oposición cabalgó sobre el descontento en un caballo de Troya que de manera sorpresiva e inesperada para muchos; se obtuvo una victoria aplastante. Para dar respuestas políticas a la derrota un sector importante del gobierno comenzó a proteger las murallas del Poder con la discursiva de la guerra económica, psicológica y la corrupción producto de  una debilidad política.

Debo iniciar afirmando que es totalmente falso que la guerra económica tenga alguna relación con los precios del petróleo, y mucho menos que el supuesto  imperialismo yanqui lo utiliza para mantener la dominación dentro del  mundo. ¿Realmente Estados Unidos es un Imperio? Siempre es importante estar informado. Desde hace tres décadas, la izquierda radical utiliza el término “imperio estadounidense” en tono peyorativo. Hoy en día está de moda y dicho  término ha salido del clóset.

Estudiosos tanto de derecha como de izquierda lo utilizan para expresar la política exterior de los Estados Unidos, lo cierto es que la metáfora del imperio es seductora, sin embargo es un error confundir dominio con imperio. Los Estados Unidos no son un imperio al estilo europeo, por lo tanto utilizar el término imperialismo, no sólo es inexacto sino engañoso. En ese mismo orden de ideas, se pretende buscar responsables de la crisis y se habla de guerra económica, psicológica o quizás la corrupción. Desde mi punto de vista, esta última es la más significativa y dañina para los venezolanos. Mientras la pobreza escarba en los pipotes de basura buscando que comer; muchos están repletos de dólares que obtienen a precio de  gallina flaca y revenden  obteniendo  así cuantiosas sumas de bolívares. ¿El dólar Today no será obra y gracia del mismo gobierno? Siendo así es razón suficiente para mantener el control cambiario.

El desenfreno del burocratismo mezclados con vicios ajenos a la ética y moral de quien pretenda gobernarnos son la esencia del deterioro de cualquier forma de gobierno. ¿Cuál es la causa cierta en la perdidas de la mayoría de las gobernaciones? La respuesta por inercia es decir la gente no fue a votar. Esa no es la verdad absoluta en el caso particular del Estado Sucre. En relación a la participación en procesos anteriores aproximadamente 50.000 personas dejaron de sufragar, si lo hubieran hecho aun así, la gobernación estaba perdida. En dichas elecciones el oficialismo ganó con 82.000 votos. Yo les invito a que saquen las cuentas.

¿Cuál fue el factor determinante que incidió en la derrota opositora? En el país volvió a ganar el triunfalismo con el bendito discurso que era imposible perder las gobernaciones por cuanto el gobierno tenía 80% de rechazo. Mucho más allá que el gobierno maneja el ventajismo y el Poder para tomar ventaja, siempre ha sido así. El que esté libre de culpa que lance la primera piedra. Esta conducta también fue practicada en los gobiernos de Acción Democrática y Copey, denunciadas por ambos hasta el cansancio.

Nuestra realidad política electoral indica que  la oposición  en primer lugar no se ocupó en  mantener vivo el ánimo del descontento nacional por cuanto lo sepultó con el congelamiento de las protestas de calle. En segundo lugar, la falta de estrategias adecuadas por parte de la oposición  para lograr mantener sepultado el desánimo de los seguidores del Chavismo y no salieran a votar, sin lugar a dudas tenían una debilidad electoral por el resultado del voto nacional en las elecciones de la Asamblea Nacional con una votación  aproximadamente del  58% y para la oposición en tanto que el 42% del PSUV. Si la correlación de fuerzas se hubiera mantenido para las elecciones de gobernador, la oposición habría ganado en 16  gobernaciones  y el oficialismo 7.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de