Inicio > Opinión > Pandemia malárica

Pandemia malárica

Eduardo Morales Gil

Los epidemiólogos afirman que se ha producido una pandemia cuando la gran mayoría de los habitantes de una sociedad es afectada por una enfermedad. En Venezuela estamos en presencia de una pandemia malárica por lo menos en dos entidades del país: Bolívar y Sucre y 17 estados se encuentran en situación de alarma epidemiológica, según datos de la Sociedad Venezolana de Salud Pública, institución en cuyas estadísticas nos hemos documentado, debido a la opacidad informativa del ministerio del ramo.

Según guarismos de la mencionada institución, en 2016 hubo en el país 240.613 casos registrados, 100.000 mas que en 2015. Este año las cifras indican un incremento del 63%, con una proyección estimada de 400.000 casos y estos números se quedan cortos porque no contabilizan los casos de los pacientes reinfectados, los cuales se estiman en 100.000 recaídos.

Estas cifras denuncian que nuestro país fue uno de los países del mundo donde se produjo un repunte de la malaria entre los años 2000 y 2016, hasta el grado de que el año pasado se produjeron 150 fallecidos por infección palúdica y para este año se estiman entre 300 y 500 muertes.

Entre enero y octubre de este año se han registrado 206.240 casos en el estado Bolívar. Solo en el municipio Sifontes de esta entidad hubo 71.934 en 2015 y para este año ya se habían registrado 109.510 casos, convirtiéndose en una zona de exportación de contagios al resto del país, debido a la actividad de la minería informal, pues allí acuden en procura del sustento familiar miles de habitantes de otros estados.

Los casos de malaria en el estado Sucre ascendieron a 20.346 en 2016, lo que significa un incremento de 605% respecto a 2015. En enero de este año hay un reporte de 500 casos semanales. Esta cantidad de registros supera la suma de los casos ocurridos en los últimos 13 años, que era de 17.074. Del 2015 al 2016 la propagación del paludismo pasó de 28 a 48 parroquias, de las 57 que tiene el estado, es decir al 84,21% de ellas.

La situación es dramática porque el gobierno prácticamente ha abandonado sus programas para el control de la malaria. No hay medicamentos suficientes, ni vehículos para la movilización de los pastilleros, ni insecticida para la campaña de fumigación. No se aplican los recursos financieros requeridos. Vale la pena recordar que en solo 2 años (1946-1947), la campaña antimalárica dirigida por el Dr. Arnoldo Gabaldón, con el apoyo de Betancourt como presidente de la Junta Revolucionaria de Gobierno, fue tan efectiva, que el Dr. Paúl Russell, notable experto en malaria de USA, pudo afirmar: “Venezuela es el primer país del trópico que se arrebata al paludismo”.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de