Inicio > Opinión > EN DOS PLATOS

EN DOS PLATOS

Hora crucial

Por Luis Martínez

(ljm1802@hotmail.com y @luisjosemart)

Este fin de semana se instaló la mesa de negociación entre gobierno y oposición con miras a trazar caminos que produzcan certidumbre en el país, ante la grave crisis que nos aqueja. La importancia de estas conversaciones es que se pondrá en el tapete, la crisis económica, política y social que agobia a los venezolanos, la cual ya no se puede ocultar ante los ojos del mundo. Esta negociación está obligada a producir resultados concretos y determinantes que devuelva la credibilidad perdida en otros intentos de dialogo que se produjeron en el pasado reciente. NO es cualquier cosa lo que está en juego, es la propia república, sus instituciones, su democracia y la convivencia entre los venezolanos lo que está en riesgo.

El Gobierno tiene como objetivo en estas conversaciones, presionar a la oposición y representantes internacionales para que viabilicen un posible refinanciamiento de deuda que le brindaría un respiro económico, sobre todo cuando estamos en víspera de una elección presidencial. Quieren sacar el mayor provecho arriesgando poco del excesivo poder que han acumulado, gran parte de ello de manera irrita y burlando la Constitución.

La oposición política por su parte, tiene como propósito fundamental  lograr mejores condiciones para el proceso electoral presidencial que se avecina, disminuyendo posibilidades de ventajismo y buscando el nombramiento de un nuevo CNE que represente el interés del país y no de un partido político, como ocurre actualmente. También lleva entre sus propuestas la apertura de un canal humanitario que palie la grave crisis alimentaria y de falta de medicamentos que produce estragos en amplios sectores de mayor vulnerabilidad; así como la liberación de los presos políticos que permita un reencuentro de los venezolanos en democracia. Pudiera lucir iluso e irreconciliable tales posturas y propuestas que muestran las partes en conflicto pero, precisamente por esas razones es que se hace necesaria la negociación. Lo que resulta intolerable e injusto es lo que sucede con la gran mayoría de los venezolanos que sufren los estragos de una profunda crisis, hecha más honda por este gobierno, el cual no puede lavar su responsabilidad bajo el empeño de continuar con un populismo ramplón y elemental que profundiza la crisis y dificulta soluciones en el corto y mediano plazo. Después de producir la destrucción de la mayoría del aparato productivo del país. Después de pulverizar el bolívar y dejarlo prácticamente sin valor ante otras monedas. Después de convivir y no condenar la delincuencia que se expande progresivamente por todos los rincones del país. Después de coartar los derechos de libertad tradicionales en la idiosincrasia de los venezolanos. Después de lograr la más alta inflación con decrecimiento que país alguno haya tenido. Es muy poco lo que el gobierno pueda resistir en una mesa de negociación, en la que ceder de su parte no lo inhabilita políticamente, a pesar de que al final tendrán que entender la necesidad de una transición hacia un cambio que lleve bienestar, productividad y trabajo para todos los venezolanos y eso pasa por un cambio de gobierno. Hora crucial.

Docente universitario

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de