Inicio > Crónica > Unión militar- cívico…

Unión militar- cívico…

Con la caída de Marcos Pérez Jiménez, Venezuela volvía a tener un gobierno civil, y es que desde 1958 hasta 1999, la República vivió su periodo más longevo de civilidad política e institucional. El nuevo milenio sorprendió a Venezuela con un gobierno liderado por un militar, pero la institucionalidad del Estado no se había militarizado. Con la Constitución de 1999, se dio un salto adelante y se le restituyó el derecho político a las Fuerza Armada, pero también se le extendió la posibilidad de formar parte del gobierno en cargos que por casi 60 años fueron reservados a los civiles. Militares diputados, magistrados, gobernadores, alcaldes, ministros y asesores entraron por la puerta grande al Palacio de Miraflores. Por ello, la idea de un gobierno cívico-militar no es del Presidente Nicolás Maduro, como muchos lo quieren hacer ver, pero lo que sí es cierto, es que bajo su mandato ha tenido que cederles poder a los castrenses, quizás mucho más de lo que hubiese querido, para mantenerse en el poder y compartir con ellos responsabilidades y beneficios de la acción de gobierno.  Maduro voluntariamente o no, ha ido entregándoles más poder a los hombres de uniforme verde, pues de las  20 empresas militares existentes, que van desde lo agrícola a lo petrolero, pasando por construcción y finanzas, 14 se han creado con Maduro.  Ese dato lo refuerza  la ONG Control Ciudadano, cuya máxima representante Roció San Miguel,  reportaba que  ”para noviembre de 2016, los militares controlan el 29,03% de los ministerios del gabinete presidencial”, para junio de 2017 esa proporción alcanzó el 37,5 %, más 52 % de las gobernaciones en Venezuela. Para el profesor de la USB, Luis Alberto Buttó, el país ha entrado en una suerte de “…colonización militar de la administración pública, porque los militares terminan con más poder aunque no sean mayoría con respecto al total del gabinete. (Sino)… porque ocupan los cargos de mayor impacto, por lo que tienen más preponderancia en términos cualitativos”. Aunque el presidente Maduro ha señalado que nombra militares en puestos claves, por su “capacidad para cumplir órdenes”. Sin embargo, así como los militares han saboreado las  mieles del poder político y económico durante estos 18 años, también han sentido la hiel del desprestigio por los hechos de corrupción en los cuales se han visto involucrados, siendo el primero de ellos, el famoso Plan Bolívar 2000 que se convirtió en la época de Chávez en un derroche de dólares, malversación y peculado. Pero durante el gobierno de Maduro, varios militares también han salido con las tablas en la cabeza en asuntos claves y críticos como la distribución de alimentos y medicinas al estar  involucrados desde la Misión Mercal de 2003 en el tema de la alimentación. Y es que de los siete ministros de alimentación seis han sido militares.  Y 36 oficiales superiores del Ejército, además Maduro asignó un general para cada rubro alimenticio, siendo  responsables de la “importación, producción y distribución de alimentos en Venezuela” entre 2013 y 2016.   En junio de 2016, esto cambia y es la corporación militar la que se encarga de la creación de la “Gran Misión Abastecimiento Soberano”, con un”Comando” responsable  de “dictar resoluciones sobre la compra, comercialización y distribución de alimentos, medicinas y productos de higiene personal y aseo del hogar, subordinando a su control los ministerios encargados de esas labores”.  Por lo que debían mantener abastecido a un país que ahora sufre escases, hambre y altos precios. Los hombres de verde también están en la Faja Petrolífera del Orinoco,  en el Arco Minero y en el gas.  Pero la guinda que le faltaba al estamento militar para acaparar más poder dentro del Estado, recientemente le fue entregada, claro está saqueada por presidentes, gerentes y directores civiles: Pdvsa.  El MG Manuel Quevedo, ahora es  presidente de  PDVSA y Ministro de Petróleo, un militar cuyo nombre había salido a la palestra pública por su acción en la represión de este año a los manifestantes y por haber sido incluido en las listas de sancionados por Canadá. Pero no en la de los EE.UU, pero su experiencia y experticia en las áreas claves del petróleo, como exploración, extracción y comercialización es poco conocida. Al contrario del  primer presidente de PDVSA,  el general Rafael Alfonzo Ravard, ingeniero graduado en Harvard, que había sido presidente de Corporación Venezolana de Fomento y de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), donde inició todos los grandes desarrollos de esa zona  como la represa del Guri, el complejo siderúrgico y Ciudad Guayana. Fue miembro de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela. Sin embargo, sepan o no para lo que son designados, los militares ocupan hoy espacios políticos y económicos sumamente importantes en la República, lo que ha invertido la ecuación que alguna vez pensó Hugo Chávez: formar una unión cívico-militar. No militar-cívico, forjada por las circunstancias y los liderazgos débiles que desataron las apetencias del poder castrense…

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de