Inicio > Opinión > Reflexiones de un ciudadano activo… 

Reflexiones de un ciudadano activo… 

Fernando Luis Morgado Graterol

Coordinador A.C. Sucre Posible

La Barquisimetana Kiara, lo describe perfectamente en su canción “DESCARADO, ERES UN DESCARADO; TU ÚNICA LEY ES VIVIR CON DESCARO” con esta letra podemos referirnos a Nicolás Maduro, y queda dibujado a la perfección. De que otra manera podemos calificar al gobernante, cuando dice que Venezuela no está en crisis, por lo tanto no necesita ayuda humanitaria. Poco le importa a este señor, que los venezolanos hayan perdido en promedio 8 kilos de peso, por no estar comiendo ni suficiente, ni regularmente; ni que a diario miles de compatriotas tengan que hurgar en la basura para alimentarse de los desechos que otros botan. Como tampoco le importa que centenares de niños y adultos mueran a diario por falta de las medicinas y tratamientos, para sus enfermedades. Sigue derrochando los dineros públicos, e insiste en mantener un férreo control de cambio, donde sus allegados adquieren divisas a 10 bolívares, para luego enriquecerse groseramente, al comercializarlo al cambio del dólar libre, a venezolanos urgidos de billetes verdes para comprar medicinas en el extranjero… definitivamente, un descarado…

Otro merecedor de ser llamado descarado, es el siquiatra vocero del gobierno, Jorge Rodríguez, quien impunemente afirma que si no se levantan las sanciones en contra de algunos funcionarios de Venezuela, no habrá elecciones presidenciales en 2018, ni firmarán ningún acuerdo producto del dialogo dado en República Dominicana. O sea que el “loquero” pretende que los gobiernos del mundo, miren hacia otro lado, mientras funcionarios del régimen comunista y populista instaurado en nuestro país, violan sistemáticamente los derechos humanos, desfalcan las arcas del erario público y coquetean con el terrorismo internacional. Por estas recientes declaraciones, y otras a las que ya nos tiene acostumbrados, el señor Rodríguez tiene bien ganado de condición de descarado…

Tenemos que repetir sin cansarnos que el descaro dentro del régimen es generalizado. Descarados que hablan de los avances hospitalarios, pero se operan en las clínicas privadas. Descarados que realzan los niveles de educación, pero tienen a sus hijos, estudiando en los países del primer mundo. Descarados que repiten a diario que la delincuencia ha disminuido, pero sacan a sus familias al extranjero, para no ser víctimas de secuestros y otros tipos de delitos. Descarados que dicen que ser rico es malo, pero son dueños de grandes fortunas en otros países, mientras el venezolano es cada vez más pobre.

La indignación que millones de venezolanos tienen, ante actitudes y declaraciones de los altos personeros del régimen, hace que cada día mas compatriotas se convenzan de la necesidad de cambiar a este sistema de gobierno. El 80% sigue pensando que la situación está mal y que se deteriorará aceleradamente, hasta llegar al caos. Lástima que a pesar de tan altos niveles de rechazo, en las venideras elecciones municipales,  se impondrá el ventajismo, el fraude, la desesperanza y la alta abstención, que permitirá que “los que son menos, se queden con más”

Mientras la crisis se agudiza y la gente se empobrece, miles de venezolanos se arrodillan ante la bota del régimen. Razones hay muchas: hambre, desespero, conformismo o miedo. Millones acuden a sacar el carnet de la patria, como tabla de salvación para no morir de hambre. En filas del oficialismo, también tienen la percepción de gravedad de la crisis, pero no se atreven a expresarlos, ante la certeza de que serán acusados de traidores, y perderán su sustento. Ellos detestan y odian a sus alcaldes, gobernadores, ministros y a Maduro, pero confirman con su silencio, lo que lapidariamente termina diciendo la canción de Kiara, “ODIO LO QUE ERES, PERO AMO TU DESCARO…”

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de