Inicio > Opinión > UDISTAS

UDISTAS

La tenue luz de un faro en la tormenta

José Rafael Díaz Ramos*

El fin del 2017, se acerca vertiginosamente. Los últimos meses han sido muy difíciles para quienes queremos vivir en libertad y en democracia. Para mantener la esperanza y la cordura es imperativo aferrarse a la tregua que ofrece la tradición occidental celebrando la navidad de los cristianos. La esperanza de una vida mejor en un lugar donde todos tenemos las mismas oportunidades y derechos es algo que nadie nos puede arrebatar.

A pesar de los controles y medidas absurdas de las que somos objeto, tenemos instrumentos para crear oasis de paz en el hogar, el lugar de trabajo. Para lograr un merecido descanso en estos días, los expertos recomiendan: mantener las tradiciones y  compartir aunque sea frugalmente con familiares y amigos; colaborar en la medida de lo posible con nuestros semejantes.

También, podemos realizar pequeñas acciones para convivir en espacios más amables y seguros; trabajemos de manera desapercibida para mejorar la convivencia. Así nos daremos la oportunidad de iniciar el aprendizaje de convivir en sociedad –algo que hemos perdido casi por completo–.

Procuremos ser puntuales y cumplir con los compromisos para no alterar los planes de los demás. Eliminemos esa costumbre de hacernos los ingenuos para irrespetar el orden de cualquier cola. Esa conducta aviesa genera fricciones innecesarias. Quienes nos rodean tienen los mismos derechos y también tienen razones tan valederas como las nuestras.

En nuestro barrio, en nuestra urbanización, respetemos a los vecinos. Mantengamos el orden y la limpieza en espacios comunes. Evitemos la música estridente y el ruido innecesario. Acatemos los límites de velocidad vehicular en zonas residenciales. Colaboremos con actividades conducentes a la mejora de la convivencia y el entorno.

Al conducir, reconozcamos que no somos los únicos en circulación. No impidamos el paso para recoger o bajar a un pasajero, para conversar con un amigo, o para adquirir cualquier cosa que amerite detener la marcha y estacionar al lado de la acera. Borremos de nuestro léxico la frase “es rapidito” para bloquear un vehículo estacionado o inhabilitar puestos de estacionamiento.

Evitemos discusiones sobre política con quienes nos adversan. El ambiente está muy polarizado y no podemos darnos el lujo de dañar una reunión familiar o de trabajo. Lo que ocurre está a la vista de todos, y a estas alturas del juego no es posible convencer a quien ciegamente cree que vivimos en un país de progreso y bienestar.

Por encima de todo, pensemos en el otro. Si lo hacemos, estoy seguro de que haciendo esto lograremos una convivencia un poco más armónica y seremos un poco más felices. ¡UDISTAS les desea una Feliz Navidad y el mejor año nuevo posible!

*Prof. Dpto. Biología Marina, UDO-Sucre

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de