Inicio > Opinión > Escena de cartón

Escena de cartón

TEÓDULO LÓPEZ MELÉNDEZ

Venezuela se ha convertido en una agencia de publicidad. Lo que prevalece es el decorado, la forma de vender el producto, la repetición de la “cuña” publicitaria. Hemos pasado a ser un espacio cerrado, uno donde no hay circulación del aire, uno donde las exhalaciones van viciando lo que respiramos. Nos hemos convertido en plástico con un escenario de cartón piedra y anime.

Esta campana es impermeable, no permite la circulación del aire; en verdad hemos llegado a un punto donde no tenemos exterior, lo que tenemos sobre esta campana son ventanas pintadas con escenas de exterior. Miramos los dibujos y no nos hemos dado cuenta que son dibujos, que esto no es más que una campana. La normalidad ya no es otra cosa que el envenenamiento progresivo con el aire contaminado que se presenta como no renovable. Carecemos de la capacidad de reinventar lo supuesto y, en consecuencia, languidecemos en la falta de imaginación, en la ausencia de pensamiento, en la imposibilidad de un esfuerzo por perforar la burbuja en procura de aire fresco, en la incapacidad aplastante de negarnos a dar por ciertos los dibujos simuladores de lo real exterior.

En este país lo que se requiere es insuflar aire a la burbuja para que los cerebros se despierten y dejen de creer en escenas publicitarias. Hay que soplar desde la apatía y el silencio para hacerle saber a la campana de plástico que su resistencia no es inviolable. La explicación rompe lo implícito, recupera para el análisis lo que se ha dado por supuesto, bombea aire a la revelación de lo que nos hace falta para liberarnos es una bocanada de aire fresco y sustitutivo.

Alguien aseguró alguna vez que patria no es otra cosa que el lugar donde estamos bien. Si estamos mal no tenemos patria. Este aire perverso está diseñado, publicitariamente, para matar la política, porque la política es un invento de los hombres para poder vivir en paz. Lo que este aire envenenado ya ha logrado es matarla y sin política lo que haremos en los estertores será dar cabezazos sobre las paredes de plástico de esta campana. Hay que reinventar, mientras lo que vemos es exactamente lo contrario, la práctica conforme al guión de aire envenenado, a los fanfarrones repetidores de lo supuesto.

teodulolopezm@outlook.com

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de