Inicio > Opinión > VENTANA PANORÁMICA…

VENTANA PANORÁMICA…

JOSÉ ISIDRO CORDERO

LA PURGA MADURISTA: UNA FACHADA

Si bien podemos recordar, en un momento de jocosidad frente a sus áulicos, Nicolás Maduro dijo: “Yo me parezco bastante a Stalin, a Joseph Stalin, verdad. A ese gran líder ruso”. Y en diciendo tal bobada se acariciaba los bigotes. Pues bien, con el correr de los días, Maduro ha venido dando muestras de haber internalizado esa creencia suya de parecerse a Joseph Stalin, el más grande asesino comunista en el transcurrir de la humanidad; el hombre inmisericorde con sus adversarios, quien llevó al pueblo ruso a sufrir las más infames penurias por las cuales haya pasado. Stalin tiene en su historial de vida una página tenebrosa: concibió y llevo a cabo una criminal purga en la nomenclatura dirigencial del Partido Comunista Ruso, no por cuestiones de dogma ideológico, sino por expresa y evidente ambición de poder político.

Maduro se esmera en dar testimonio de parecerse a  Stalin, no sólo en el aspecto físico, sino también en su condición psíquica. Stalin ancló su despiadada purga en el argumento de la necesidad de actuar para evitar el revisionismo ideológico y garantizar larga vigencia al proyecto de la Unión Soviética como eje de la política internacional comunista. Maduro, emulando a Stalin, trata de asentar su desbordada ambición de poder iniciando una purga en los resquicios del chavismo duro, sacando a relucir como argumento el tema de la corrupción. Por cierto, proceso de corrupción general en el cual él ha actuado activamente en función de lograr inmensos beneficios. Dicha purga ha comenzado con la acusación de altos directivos de personeros de PDVSA, la otrora pujante empresa petrolera venezolana. Se les acusa de haberse enriquecidos con los dineros públicos, mediante gestiones inadecuadas. ¿Y es ahora cuando Maduro viene a enterrase de la conducta delictiva de sus compañeros de ruta? Ni siquiera bajo total influencia de la ingenuidad  se le puede dar curso a ese supuesto.

Ya lo hemos manifestado en ocasión anterior. Maduro enfila contra Rafael Ramírez, corrupto mayor y principal distribuidor de los dineros saqueados a PDVSA, no por ser precisamente un inclinado al latrocinio, sino por una cuestión política. Ramírez estaba iniciando gestiones para proponer a María Gabriela Chávez como candidata presidencial, bajo el lema: “Esta si representa el verdadero legado de Chávez”. A Maduro, quien también forma parte del conjunto de insaciables depredadores encaramados sobre Venezuela, le llega el pitazo y reacciona utilizando el sistema judicial de la Nación para encarcelar a los principales promotores de la idea mientras, por otra vía, manda al Vicepresidente de la República a proponerlo como candidato a la reelección.

Cierto, todos acá lo sabemos, Ramírez y Del Pino  son apenas la punta del inmenso iceberg de corrupción formado durante la casi dos décadas del gobierno revolucionario; es decir, del gobierno comunista en Venezuela. También en el plano internacional están contestes y lo dicen (El País de España: 16-12-2017): “La red integrada por los exviceministros de Venezuela Nervis Villlobos y Javier Alvarado, que ocuparon sus cargos durante el mandato del expresidente Hugo Chávez (1999-2013), barajó frustrar las pesquisas que desde 2012 desarrolla la juez de Andorra Canòlic Mingorance. El grupo desechó finalmente el soborno al entender que en Venezuela “se puede dar plata a un juez” a diferencia de Europa”. Contra estos dos jóvenes y contra muchos más nada se ha dicho, y tal vez no se dirá. En concreto, la corrupción es el sistema de vida del gobierno revolucionario, y por tanto la purga impulsada por Maduro es sólo una fachada para distraer.

BRISAS SUAVES

CUESTIÓN DE PROPENSIÓN a la excelencia. Así lo relata un periódico europeo: “El empresario venezolano Diego Salazar tenía una debilidad: el vino Pomerol Petrus de 1990. Su precio, 5.560 euros la botella. En diciembre de 2012 se hizo con 694 unidades de este y otros caldos selectos, Dom Perignon incluido. La factura de Lavinia, en el bulevar de la Madelaine de París, sumó 493.573 euros”. Esa suma de euros representa, actualmente, el sueldo anual de 13.710 trabajadores venezolanos, y el joven Diego y su camarilla se la tragaron en par de meses. Según informaciones de prensa, por esa y otras desmedidas, causantes, en parte, del hambre de los  venezolanos, el joven chavista Diego fue apresado… ES CONDENABLE la actitud del régimen chavista-madurista. Como estrategia de dominación, se ha empeñado en regar la peste de la corrupción hasta en los más desasistidos estratos de la población. Eso de andar corriendo por todas partes en busca de una “tikera”, para obtener dinero sin trabajar, es una forma de corrupción. El objetivo es convertir a todos en pestilentes; así, nadie tendrá derecho a gritar: ¡Uff, qué hediondez; vayan a bañarse! Es decir, la corrupción dejará de ser una mácula y pasará a ser admitida como algo normal, plausible y sin fuerza electoral…  CORRE LA ESPECIE, según la cual nadie,  en Venezuela, ni siquiera la inteligencia cubana, sabe dónde se ha ido a refugiar Rafael Ramírez. Es otra mentira del Gobierno, el cual lo dejó instalarse en el Principado de Mónaco, cuya nacionalidad adquirió debido a no existir allí tratados de extradición. Pudo haberlo mandado a detener con la Interpol en Estados Unidos, y no lo hizo… USTED VOLVERÁ a leerme.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de