Inicio > Nacionales > ¡Luisa contraataca!

¡Luisa contraataca!

“Pretendieron comprar mi renuncia”

La Fiscal General destituida por la ANC, Luisa Ortega Díaz, sigue declarando desde el extranjero contra altos personeros del gobierno. No sólo involucrándolos en hechos de corrupción, sino también ha asegurado que el exalcalde de Caracas Jorge Rodríguez presuntamente le “ofreció” una alta suma en millones de dólares para “comprar” la renuncia a su cargo y se fuera del país. Unas candentes revelaciones que surgen luego de los ataques que por estos días le ha lanzado el actual fiscal general Tareck W Saab, acusándola de haber “archivado” importantes hechos de corrupción en la Faja Petrolífera del Orinoco, Cadivi-Cencoex y Pdvsa y ser cómplice directa de las mafias corruptas que desangraron al país robándose billones de dólares. El contrapunteo de acusaciones continúa y la fiscal destituida  amenazó ayer con “exponer todos los secretos del régimen de Maduro”. Palabras que para el gobierno constituyen un salto adelante por conocer que ella, que encubrió los grandes casos de corrupción que ahora salen a luz pública.

Una millonada para renunciar.

Desde el pasado lunes, la Fiscal General destituida por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Luisa Ortega Díaz, está hablando contra el gobierno venezolano, del cual se considera una perseguida política, quizás en respuesta a las acusaciones que le ha hecho el fiscal general de la República Tareck W Saab quien recientemente declaró que la exFiscal fue cómplice de los hechos de corrupción al “archivar” y no investigar importantes casos de corrupción en la Faja Petrolífera del Orinoco, a las empresas de maletín que se llevaron los dólares de Cadivi y Cencoex y el desfalcó por 200 millones de dólares descubiertos por contrataciones con sobreprecios en Pdvsa. Lo cierto es, que Luisa Ortega Díaz, ha agregado un nuevo elemento en este intercambio de acusaciones, al aseverar en una entrevista que le ofrecieron dinero para que renunciara y se fuera del país. “Jorge Rodríguez concretamente me ofreció a mí dinero, para que renunciara y me fuera del país. Me ofreció 50 millones de dólares con testaferro y todo”, detalló Ortega Díaz. La destituida fiscal, ayer amenazó de “exponer todos los secretos del régimen del Gobierno de Maduro”. Durante el programa El Citizen, Ortega Díaz reveló parte de la trama de fraude y extorsión en el Gobierno venezolano y hasta las “confesiones” de Nicolás Maduro. Ortega también denunció que el Gobierno trató de detener a los dos fiscales que  envió a Brasil a recabar información sobre el caso Odebrecht días antes de que la Asamblea Nacional Constituyente interviniera al Ministerio Público y la removiera de su cargo de Fiscal General.

Orden de captura para alto gobierno.

En su afán por perjudicar al gobierno de Nicolás Maduro, la ex fiscal general en el exilio, Luisa Ortega Díaz, no ha cesado de denunciar en cuanto foro internacional interviene que en Venezuela existe una violación sistemática de los derechos humanos. Y con base a ello, el pasado mes de noviembre consignó un escrito en la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya para denunciar los supuestos crímenes de lesa humanidad cometidos por funcionarios del Gobierno venezolano desde hace varios años. En su querella, Ortega Díaz solicitó una orden de captura internacional contra el mandatario Nicolás Maduro, el ministro de Defensa Vladimir Padrino López, el ministro de Interior y Justicia Néstor Reverol, el director del Sebin Gustavo González López y Antonio Benavides Torres, actual jefe del Gobierno de Distrito Capital y ex comandante de la Guardia Nacional por estar incursos en crímenes de lesa humanidad. La abogada aseguró que estos cinco funcionarios del Gobierno venezolano presuntamente cometieron asesinatos, torturas, encarcelación y un ataque sistemático contra la población civil. Además, mencionó que en su condición de fiscal remitió más de mil elementos probatorias, entre ellos experticias, reconocimientos médicos legales, pruebas psicológicas, inspecciones técnicas y entrevistas. Luisa Ortega Díaz, también ha denunciado que “…en Venezuela no hay justicia y no es posible que se logre sancionar a las personas responsables de estos crímenes”. Destacando que en 2015 asesinaron a 1.777 personas por funcionarios policiales y militares; y en 2016, 4.676 personas también fueron asesinadas en las mismas condiciones. “Hasta el mes de junio de este año se registró el asesinato de 1.846 personas todas bajo las órdenes del Ejecutivo, amparados en un plan que persigue el Gobierno de limpieza social. Una Razzia”. Además, exFiscal denunció las Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP) “donde fueron asesinadas 545 personas. Otra limpieza social, una razzia ejecutada por grupos tácticos de combate, lo que se conoce como fuerzas especiales”. En la denuncia se incluyeron más de 17 mil detenciones arbitrarias, cientos de casos de tortura, militarización de la seguridad ciudadana a través de la resolución 8610, “que no solo permitió la militarización y avaló el uso de armas de fuego en las manifestaciones con consecuencias en muerte y represión”, destacó Ortega Díaz. La fiscal sentenció que “Nicolás Maduro y su gobierno deben pagar por esto, por estos crímenes de lesa humanidad, también tienen que pagar por el hambre, las penurias que pasa el pueblo de Venezuela”.

Amiga de Chávez. Enemiga de  Maduro.

Cinco meses han pasado desde que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) destituyó a Luisa Ortega Díaz. A partir de entonces se ha desatado un contrapunteo incesante de acusaciones y descalificaciones entre altos funcionarios del gobierno, incluyendo al mismo presidente quien ha dicho sentirse “traicionado” por la actuación de la exFiscal. El pasado mes de agosto, la exFiscal General de la República se vio obligada a tener que abandonar el país en lancha acompañada de su esposo, el diputado Germán Ferrer, a quien el gobierno también acusó de mantener una mafia de extorsión dentro del Ministerio Publico. Pero la ahora “perseguida” del gobierno de Maduro, fue en su momento la mano derecha del ex presidente Hugo Chávez, e inclusive fue reelegida en el cargo por Diosdado Cabello, quien para el año 2015 presidía a la Asamblea Nacional. Pero al haber cuestionado las sentencias 155 y 156 del Tribunal Supremo de Justicia, que le quitaban competencias al Parlamento y limitaban la inmunidad de los diputados y alegar que “habían roto el hilo constitucional”. Maduro colocó la mirada en ella, cuando parecía imposible que fuera a separarse de la llamada “revolución bolivariana”. Chávez le delegó casos emblemáticos, algunos de ellos que estuvieron a cargo de Danilo Anderson antes de ser asesinado: los firmantes del decreto de Pedro Carmona; la acusación contra Carlos Ortega y otros de los líderes del paro de diciembre de 2002 y enero de 2003; la investigación contra la organización no gubernamental Súmate por haber recibido fondos del extranjero, entre otros. Esto hizo que fuera una ficha indispensable para el chavismo y una figura criticada por sectores adversos. Sin embargo, años después, el 5 de agosto de 2017, fue destituida por la Asamblea Nacional Constituyente acusada  de haber cometido “actos inmorales”. Ese día, militares tomaron por la fuerza las instalaciones del Ministerio Público en Caracas negándole la entrada. Desde ahí, se imaginó lo que venía. Un par de días después, Diosdado Cabello junto a otros constituyentistas acudieron a la Fiscalía para solicitar el retiro de la inmunidad parlamentaria a su esposo por estar supuestamente vinculado a una red de extorsión. El Tribunal Supremo de Justicia lo aceptó y ordenó su detención mientras se desarrollaban las investigaciones. Ya para ese momento Ortega Díaz ya no vivía en su residencia en La Florida, la persecución del Gobierno la obligó a moverse constantemente de un sitio a otro. Por ello, la pareja abandonó el país con ayuda de efectivos de la Guardia Nacional. Primero tomaron una lancha que los llevó hasta Aruba y de ahí un vuelo hasta Bogotá. Desde ese país ha viajado a Brasil, Europa, Estados Unidos y México. Asimismo, Ortega Díaz reveló que escasamente tiene cuando mucho dos mudas de ropa porque no pudo sacar más de su hogar en Caracas. Igualmente, aseguró que el Gobierno venezolano había mandado sicarios para asesinarla. Una de sus declaraciones más controversiales ha sido la acusación contra Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y otro par de chavistas, de estar ligados a un entramado de corrupción con Odebrecht.

Maduro debe salir por la “vía negociada”.

La férrea posición de Luisa Ortega Díaz contra el gobierno de Nicolás Maduro, la ha impulsado a pedir su renuncia públicamente, y exigir desde el Vaticano la salida “negociada” del Presidente como un medio de solución pacífica a la crisis que vive el país. Preguntada por los medios al margen de este encuentro por la solución en el país, Ortega respondió: “Que salga Maduro por una vía negociada”. “Hay que buscar una alternativa para el país, en este momento yo creo que lo que habría que buscar es una etapa de transición”, agregó. Consideró que “si se le dan garantías en un proceso de transición es posible” que el presidente venezolano deje el poder para favorecer un cambio y se mostró tajante al afirmar que el chavismo ha fracasado. La funcionaria, que vive en el exilio, relacionó el “delito de la trata de personas” con el “fenómeno migratorio sin precedentes” que vive Venezuela, donde este año “2 millones de personas han huido”. “Esta alta movilidad de venezolanos como migrantes está colocándolos en mayores niveles de vulnerabilidad que otras naciones”, subrayó. Lamentó la “crisis social, política e institucional” que existe en el país y apuntó a que Venezuela está “en la lista de los peores países en materia de trata de personas porque el gobierno no cumple con los estándares mínimos para combatir” este delito. Asimismo, pidió a los países “solidaridad” con los venezolanos solicitantes de asilo. Paralelamente, criticó ante los medios que “Venezuela no es un estado libre” pues “está sometido a los designios, a los caprichos y a la tortura, a la persecución, al acoso y al terrorismo de estado que está ejerciendo en estos momentos el gobierno” de Maduro. Explicó que está aprovechando el viaje al Vaticano para “hacer una serie de contactos y reuniones para tratar el tema de Venezuela, no solo en el Vaticano sino en toda Europa” y detalló que busca el apoyo internacional para encontrar una solución. “Primero hay que resolver (el problema del) canal humanitario, que es el más grave que nos afecta, y en segundo lugar favorecer un diálogo (…) para la salida definitiva de este gobierno”, dijo. Finalmente, vio esencial que los países impongan sanciones contra los altos cargos en el país, con medidas como “la congelación de sus bienes y sus fortunas”, pero que no impacten y golpeen “más la calamidad” que vive Venezuela. Lo cierto es, que el contrapunteo de acusaciones continúa y la fiscal destituida amenazó ayer con  “exponer todos los secretos del régimen de Maduro”. Palabras que para el gobierno constituyen un salto adelante por conocer que ella, que encubrió los grandes casos de corrupción que ahora salen a luz pública e inclusive engañó al propio expresidente Hugo Chávez. El tiempo el mejor consejero develará en forma definitiva quien al final del día tendrá la razón.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de