Inicio > Opinión > Reflexiones de un ciudadano activo… 

Reflexiones de un ciudadano activo… 

Fernando Luis Morgado Graterol

Coordinador A.C. Sucre Posible

Se nos fue diciembre, y nos pareció  que no estábamos en Navidad. Y es que en Venezuela, nos robaron hasta las fiestas Navideñas y la posibilidad de haber disfrutado los días decembrinos en familia.

En muchos hogares no estuvo presente la tradicional alegría de fin de año, en su lugar estaba la tristeza, la nostalgia y el dolor. La familia no estuvo completa, como solía estarlo. Los hijos y nietos no nos acompañaron, y sus risas y abrazos no fueron más que un recuerdo. Solo quien ha visto emigrar a sus hijos, quizás para siempre, siente ese dolor al que me refiero.

Los niños no estrenaron este diciembre, ni se adornaron o pintaron las casas,  y la tradicional cena navideña estuvo signada por la obligada austeridad que hoy nos impone la crisis. Quienes circularon por sus ciudades, apenas entrada la noche, notaron la soledad, la suciedad y el abandono. Ciudades oscuras, grises y solas… sin ánimo ni esperanza.

Fueron días tristes para nuestros compatriotas enfermos, sin medicinas, ni centros hospitalarios decentes; para las familias que han enterrado a sus más de 30.000 fallecidos victimas del hampa; para quienes perdieron sus puestos de trabajo, por el cierre  de miles de empresas; para los que no les alcanza el dinero ni siquiera para comprar y llevar un alimento básico a sus hijos; y más triste aun para los que hurgan en la basura en búsqueda de algo de comida. A pesar de esta cruel realidad, hay quienes niegan la necesidad de un canal humanitario, son ellos precisamente quienes gozan de los favores del régimen genocida, responsable del desastre llamado socialismo del siglo 21.

Pero los cristianos vivimos la Navidad en nuestros corazones, y sin importar nuestras preferencias políticas, muchos celebramos el nacimiento del redentor del mundo, e hicimos votos para que muy pronto brille la luz de la libertad en Venezuela, rezamos para que mejoren las finanzas de cada familia. Pedimos por la prosperidad económica y social de toda Venezuela y elevamos nuestras plegarias para que  el país salga de la crisis.

La pretensión del régimen socialista, de convertirse en regidor y ductor de todos los aspectos de nuestras vidas, ha logrado que seamos el país con la peor economía y la mayor inflación en el mundo. La escasez, ya agobiante, hará estragos en estos días con desenlaces impredecibles. Es inaceptable, que se pretenda replicar a la antigua Unión Soviética de antes de la Perestroika, cuando el mundo entero sabe que el resultado no será otro que hambre y pobreza para la gente. El desenlace era previsible: hoy tenemos a un país con millones de ciudadanos inmensamente pobres, con una casta de funcionarios corruptos groseramente ricos…

Ahora en enero, nos explota en la cara la cruda realidad de la HIPER ESTANFLACION; justo cuando PDVSA exhibe su peor gestión, y cuando ya casi no quedan empresas privadas que reactiven a la economía nacional… el panorama es sombrío.

Para no haber llegado a esta enorme crisis, el régimen debió proceder a la liberación de controles de cambio y precios; de haberlo hecho, aunado a la erradicación de la corrupción, hoy tendríamos los anaqueles llenos de alimentos y medicinas, con precios asequibles y un dólar fluctuante para que las empresas compraran materia prima, a un costo infinitamente menor al actual.

También tendríamos con nosotros a millones de jóvenes que no se hubiesen marchado, y estarían dando su esfuerzo y conocimiento para que Venezuela se desarrollara.

Hoy todo está color de hormiga, la recomendación es dormir con un ojo abierto… En cualquier momento salta la liebre…

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de