Inicio > Nacionales > ¡Menos palabras y más acciones!

¡Menos palabras y más acciones!

Un diálogo bajo mucha tensión.

Sentar a perros y gatos en una misma mesa podría ser nada recomendable. Y es que los expertos aseveran que los delegados del gobierno y de la oposición de Venezuela que desde el jueves se han vuelto a ver las caras  en República Dominicana, en una tercera ronda de negociaciones, lo hacen en el punto más álgido de los dos encuentros anteriores, por las condiciones en que se encuentra el país, y por la cita presidencial prevista constitucionalmente para este año.  Por ello, esta cita de dos días ocurre en momentos de creciente tensión: el gobierno amenaza con anular la participación en los comicios de los  partidos AD, PJ y VP  de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que deben ir a un proceso de relegitimación a finales de enero y un sector de esta coalición opositora promete retomar las protestas si el diálogo no funciona. “Pareciera estar en el ambiente que no vamos a poder avanzar en esa supuesta negociación (…). Si fracasa, este partido va a estar en la calle defendiendo los derechos de la gente”, dijo el diputado Juan Andrés Mejía. El parlamentario de Voluntad Popular, partido del líder opositor Leopoldo López -en arresto domiciliario-, aseguró que la negociación sólo funcionará si el gobierno se compromete a que las presidenciales sean “justas”. “No necesitamos ir a República Dominicana si no quieren, váyanse a las calles, en las calles los esperamos”, lo retó el ministro de Comunicación y principal delegado oficialista en el diálogo, Jorge Rodríguez. A las tensiones se sumó el asesinato el miércoles de un diputado de la autodenominada Asamblea Constituyente chavista, lo que Rodríguez atribuyó preliminarmente a un “sicariato político” de “cierto sector de la política”. En este clima se sentarán a la mesa las dos partes en pleno recrudecimiento de la crisis de este país petrolero agobiado por la escasez y una inflación de más del 2.000%, que ha detonado en las últimas semanas pequeñas pero múltiples protestas por falta de alimentos.

Sin condiciones para un acuerdo.

A juicio del diputado Luis Florido, enviado de Voluntad Popular a Santo Domingo, el desconocimiento que la Asamblea Nacional Constituyente hizo de los partidos AD, PJ y VP  y la renovación del Consejo Nacional Electoral (CNE), acusado de servir al gobierno, son puntos vitales para que el diálogo funcione. “No veo al gobierno muy dadivoso, así que no creo que sea la última ronda, porque no estamos dispuestos a aceptar cualquier acuerdo. Elecciones justas y libres, sin presos, como compuerta para el cambio político, solución a la emergencia humanitaria y la hiperinflación”, dijo Florido a la AFP. La Constituyente ordenó en diciembre la excarcelación de 80 opositores, algo considerado insuficiente por la MUD. La ONG Foro Penal precisó a la AFP ayer que sólo liberaron a 48, y aún quedan 214 “presos políticos”. Por su parte, el gobierno exige que la oposición reconozca a la Constituyente, algo que no hace ni Europa ni prácticamente ningún otro país del Continente Americano, y varios de sus funcionarios han asegurado que las presidenciales se realizarán con el mismo poder electoral. “Es un proceso complejo. Se necesita una instancia creíble que llegue a acuerdos que se puedan cumplir”, dijo a AFP el analista económico  Asdrúbal Oliveros, al advertir que “en dos días” no se resolverá el conflicto. Pero el canciller dominicano, Miguel Vargas, es optimista. Las partes “han mostrado un gran compromiso con este diálogo. Esperamos que arribemos a un acuerdo definitivo”, acotó. Aunque el papa Francisco, abogó en diciembre por el “diálogo sereno en Venezuela”. el Sumo Pontífice advirtió el pasado lunes desde  el Vaticano, que  “la crisis política y humanitaria es cada vez más dramática en Venezuela”. “La Santa Sede (…) desea que se creen las condiciones para que las elecciones previstas durante el año en curso logren dar inicio a la solución de los conflictos”, acotó Francisco. El Vaticano ya fue mediador de un diálogo que fracasó en Caracas en 2016. Las elecciones deben realizarse para fines de este año, pero analistas y opositores no descartan que la Constituyente adelante los comicios, aprovechando las divisiones actuales de la MUD.

El país saldrá victorioso.

Sin embargo, la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, Delcy Rodríguez, aseguró ayer desde Dominicana, que Venezuela “saldrá victoriosa” del diálogo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, que se reanudó el jueves en República Dominicana. “Venezuela saldrá triunfadora en el diálogo por la paz y la soberanía de nuestra Patria”, escribió la chavista en Twitter, donde aseguró también que los “ridículos agresores quedarán al margen de la historia”. El comentario de Rodríguez vino a responder otros hechos en la misma red social por el senador estadounidense Marco Rubio, quien ayer afirmó que su país levantará las sanciones financieras a Venezuela si se celebran elecciones libres y limpias. “Sr @marcorubio pretende con sus ademanes impropios, groseros y vulgares implosionar el diálogo para facilitar vía violenta a la oposición”, contestó Rodríguez y acusó a la oposición venezolana de recurrir a Rubio, un “disminuido y patético personajillo atávicamente antilatinoamericano para siquiera boquear las negociaciones”.

Voto por un resultado favorable.

Por su parte, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) publicó ayer jueves en la mañana un comunicado donde hacen un llamado a los participantes en el proceso de diálogo en República Dominicana y hace un voto “por un resultado favorable para nuestro pueblo de la jornada que proseguirá este 11 y 12 de enero, en la cual no debe haber más dilaciones por la paz y el progreso de Venezuela”. En ese contexto, la alianza opositora asegura que “…cada minuto que pasa se deterioran dramáticamente las condiciones de vida de cada hermana y hermano venezolano sin distingo de su posición política o social, y peor aún, sin que hayan acciones efectivas de quienes detentan el poder que nos permitan afrontar y salir de esta grave emergencia humanitaria donde millones de venezolanos hoy comen de la basura, son reprimidos y asesinados por las fuerzas de seguridad del régimen por reclamar sus derechos y exigir alimentos y medicinas, o mueren a manos de una delincuencia armada que actúa sin freno”. Añadiendo que “…esta dramática situación, (…) ha llevado a decenas de miles de venezolanos a buscar alternativas para sobrevivir y satisfacer las necesidades más elementales del ser humano como alimentos y medicinas, y tras décadas de refugiar a quienes huían de las guerras y conflictos mundiales, hoy nos hemos convertido en una diáspora preocupantemente creciente”. La MUD también resaltó el hecho de la muerte de jóvenes venezolanos que en una embarcación pretendieron llegar a la isla de Curazao. “…hoy lamentablemente jóvenes compatriotas fallecieron a bordo de una embarcación improvisada en las costas entre Falcón y Curazao, huyendo de la miseria y del hambre, buscando ese futuro mejor que hoy el régimen indolente les niega a ellos y sus familias. Estos jóvenes son nuevas víctimas de la dictadura que aferrada al poder se niega a abrir un canal humanitario, a convocar elecciones justas, competitivas y transparentes sin inhabilitados ni presos políticos, que se niega a cumplir la Constitución y a garantizar que todos los derechos sean para todos los venezolanos y no para una élite corrupta. Concluyendo el comunicado con una advertencia; “…alertamos a la comunidad internacional, especialmente al presidente Danilo Medina y a los cancilleres que acompañan el proceso de negociación en República Dominicana, sobre la responsabilidad ineludible de Nicolás Maduro y su régimen en estos lamentables fallecimientos y hacemos votos por un resultado favorable para nuestro pueblo de la jornada que proseguirá este 11 y 12 de enero, en la cual no debe haber más dilaciones por la paz y el progreso de Venezuela”.

Las penurias se han multiplicado.

Ayer la sociedad civil, grupo de soporte técnico de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en el proceso de negociación llevado a cabo en República Dominicana, mediante un comunicado denunciaron que las “penurias” se han multiplicado sobre el pueblo venezolano desde que se reanudaron las mesas de diálogo. Es tan dramática la situación, la desesperación por sobrevivir y por buscar lo más elemental: alimentos y medicinas, que nos hemos convertido en una nación de emigrantes, como lo muestra el doloroso caso de nuestros muchachos que ayer mismo fallecieron en una balsa improvisada huyendo de la miseria”, dice parte del texto firmado por Asdrúbal Oliveros, Alonso Medina Roa, Ana Leonor Acosta, María Eugenia Mosquera, Marcela Máspero, Jorge Roig, Juan Manuel Raffalli y Colette Capriles. En este sentido, aseguraron que hay medidas prácticas, “mediante la cooperación internacional”, que el gobierno sabe que se pueden tomar para aliviar la emergencia humanitaria, “y la oportunidad de este nuevo encuentro sirve para reiterar nuestra exigencia al gobierno para que asuma su responsabilidad”. “Frente a la catástrofe que padecemos, consideramos que todos los espacios de lucha, todas las vías de presión para que esta situación cambie son necesarios: espacios políticos, espacios de la sociedad civil, la calle, la presión internacional, la lucha desde las instituciones, la negociación, todos son instrumentos para el cambio y todos suman. La suma de los esfuerzos políticos y de la sociedad civil, es decir, la unidad de todos los venezolanos, es la fortaleza que tenemos”, sentenciaron. El pueblo venezolano ha cifrado sus esperanzas en que gobierno y oposición puedan dejar de lado sus intereses individuales político-electorales, y logren ponerse el ropaje de estadistas para pensar no sólo en las próximas elecciones, sino también en las futuras generaciones. Sin embargo, los más pesimistas aseguran las reuniones se reanudan bajo un clima de mucha tensión, por los temas álgidos como el reconocimiento de la ANC y el levantamiento de las sanciones por parte del oficialismo, y la elección de un nuevo CNE, la fijación de las fecha de las elecciones presidenciales “limpias y justas” y la apertura de un canal humanitario, petitorios que traban las negociaciones, dejando los intereses políticos individuales prevalecer, ante las necesidades urgentes de todo un pueblo que exige a sus principales líderes menos palabras, y más acciones en un país que se muere de mengua.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de