Inicio > Nacionales > ¡Se busca un candidato!

¡Se busca un candidato!

¿Maduro en campaña. Oposición sin rumbo?

En un trabajo de la periodista Luisa Quintero publicado en el portal digital Tal Cual, se asegura que desde el 23 de enero la Asamblea Constituyente se encargó de colocar más “leña en el fuego” en la situación política venezolana, al hacer una convocatoria a elecciones presidenciales antes del 30 de abril como lo exigió el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello. Esta convocatoria, que para la oposición  no tiene validez jurídica pues sólo la Constitución actual otorga ese poder al Consejo Nacional Electoral, y todo proceso electoral de conformidad con lo previsto en la Ley de Procesos Electorales vigente, debe hacerse con seis meses de anticipación con “garantías electorales, observadores internacionales y con rectores imparciales” como lo afirman los principales líderes opositores, ya ha sido asumida por el mandatario Nicolás Maduro que hace campaña con todo el poder de los organismos gubernamentales a pesar de que dicho llamado no ha sido ratificado por el CNE. Pero mientras el actual presidente, ya apuntó su nombre para la carrera presidencial como “presidente del sector obrero”,  un sector de la oposición exige no aceptar esta convocatoria si se mantiene la “dictadura”, otro por el contrario, pide revisar las condiciones y elegir de forma inmediata un líder, mientras que los cuatro principales partidos (Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática y Voluntad Popular) no se han pronunciado, sobre el método de escogencia y sobre la posibilidad de declinar las aspiraciones de sus principales figuras en otro hombre o mujer que no represente la política partidista y confrontativa que ha mantenido ese grupo de los cuatro dentro de la MUD, con el partido de gobierno. A esto se suma la posición del Grupo de Lima y gran parte de la comunidad internacional, que rechazan la convocatoria a unos comicios en medio de un clima conflictivo en la nación, y el irrespeto a las negociaciones que se realizan en República Dominicana. Bajo este escenario, diversos nombres han surgido como opciones presidenciales, tanto dentro de la oposición como del chavismo disidente enfrentado al presidente en funciones: Claudio Fermín, el antiguo hombre fuerte de Pdvsa Rafael Ramírez, Henri Falcón, Henry Ramos Allup y Miguel Rodríguez Torres, serían las  opciones que contrastan con el llamado de sectores de la sociedad civil que piden al empresario y gerente de Empresas Polar, Lorenzo Mendoza, a que asuma una candidatura que pueda convertirse no sólo en unitaria, sino también en única, para arrastrar los votos del propio chavismo descontento.

Chávez outsider exitoso

En 1998 Hugo Chávez hizo públicas sus aspiraciones de sentarse en Miraflores. En ese momento, el fallecido mandatario demostró que un outsider dentro de la política venezolana (con todas las ayudas que recibió durante su candidatura) puede llegar a encumbrarse, vencer las caras tradicionales y ganar elecciones.   Y así fue, venció a los partidos tradicionales con un Consejo Nacional Electoral que en apariencia estaba bajo el control de los partidos de la Cuarta República. Pero Chávez venció con casi 6 millones de votos y cobró como se dice en el argot político, en medio de una crisis y conflictividad política y social muy parecida a la actual. Hugo Chávez se convertiría en el primer outsider que luego de 40 años de democracia representativa derrotaba al Pacto de Punto Fijo y al bipartidismo adeco-copeyano, porque el pueblo así lo decidió y los representantes políticos de ese entonces respetaron la voz del pueblo que es la voz de Dios. Pero en  la política venezolana hay que remontarse varios años atrás para encontrar al primer outsider, según lo relata el historiador Guillermo Aveledo Coll, cuyas investigaciones se basan en el periodo democrático venezolano, éste señala que históricamente sólo Hugo Chávez fue un outsider exitoso aunque aclara que algunos no lo consideraron como tal al recibir el apoyo del MAS, uno de los partidos del sistema vigente. Como los “outsiders” presidenciales, Aveledo identifica a Arturo Uslar Pietri como independiente y Raúl Ramos Jiménez como disidente en 1963; Luis Beltrán Pietro Figueroa en 1968 como disidente; a casi toda la izquierda (al venir de la pacificación) en 1973; y Renny Otolina como un candidato independiente no-político en 1978. Sobre el caso de Irene Saéz, el profesor Aveledo menciona que fue apoyada por AD y Copei cuando se postuló como alcaldesa de Chacao aunque no venía de la política. “En un cargo municipal recién creado no tiene la misma significación”.  Un caso particular proviene del humorista Benjamín Rausseo, conocido como “Er Conde del Guácharo”, quien en el 2006 se postula como candidato presidencial convencido por círculos de amigos y empresarios de diversa índole. También compitió por la Gobernación de Anzoátegui pero sólo obtuvo el 4% de los votos. El politólogo Luis Salamanca hace mención especial de Rausseo y comenta que “tiene varios visos de outsider, pero no es la figura tradicional”.

¿Qué es un outsider o candidato independiente?

Aclara Quintero, en su trabajo periodístico, que según el diccionario Merriam-Webster, entre los significados de outsider está el de “persona que no pertenece o a la que no se acepta como parte de un grupo u organización concreta”, y también se aplica a “candidato o competidor que no se espera que gane”. Un outsider puede ser novato en la política, pero no implica que todo debutante en esas lides sea un outsider, según explicó el politólogo Carlos Meléndez al diario La República de Perú (país que tuvo como candidatos independientes a Alberto Fujimori y Alejandro Toledo). En ese contexto, el politólogo venezolano Luis Salamanca coincide en este aspecto de que los independientes emergen fuera del sistema, y señala que esas figuras a veces “vienen envueltas en una figura mesiánica, de persona que nos va a resolver todos los problemas con una varita mágica, algo que está totalmente alejado de la realidad”. Además, Salamanca considera que esta figura debería tener un criterio político muy afinado a la hora de elegir una tendencia a la cual sumarse, y hacer alianzas que puedan favorecer su candidatura. Para el director de Datincorp, Jesús Seguías, un outsider o candidato emergente venezolano debe ser alguien que goce de la confianza de los venezolanos, tenga la narrativa correcta, transmita conocimiento y experiencia en temas económicos y que tenga carisma. Seguías acota que el tema económico es “extremadamente crítico en estos momentos. Para los venezolanos, lo ideal es que los políticos detengan su pelea y se aboquen a buscar soluciones urgentes a la crisis económica. Ha costado mucho que los políticos entiendan eso”. También aclara que al tratarse de campañas cortas, el reto es que ese candidato emergente “no puede ser alguien desconocido que habrá que ‘vender’ en 30 días”.  Para el politólogo Guillermo Aveledo Coll,  esa figura debe ser alguien “de quien no se espera sea un líder político nacional, y que especialmente no haya tenido responsabilidades políticas previas”.

¿Qué dicen las encuestas?

Según un análisis de la encuestadora Datincorp realizado en diciembre de 2017, un 69% de los venezolanos estaría dispuesto a votar en las presidenciales aún cuando se mantengan las condiciones para ejercer el sufragio de los comicios municipales realizados en diciembre. En diversos escenarios electorales que plantea Datincorp, Lorenzo Mendoza aparece con 40% de apoyo en las preferencias de los encuestados, a diferencia del 19% de intención de voto que tiene Nicolás Maduro. El preso político Leopoldo López figura de tercero con un 9%.  Esta intención de voto a favor del empresario suma siete puntos porcentuales más, si sólo se compara con los políticos habilitados para participar en las presidenciales. La opción de “ninguno” y “no votaría” se coloca por encima de varios políticos venezolanos como María Corina Machado, Julio Borges, Diosdado Cabello, Henry Ramos Allup, Antonio Ledezma, Henri Falcón y Henrique Capriles, que suman en conjunto un 10% de apoyo. Además, el periodista José Vicente Rangel mostró unos datos de una encuesta de Hercon Consultores el 21 de enero, donde se le atribuye a Lorenzo Mendoza un 33% de apoyo frente a otros competidores como Nicolás Maduro, Henrique Capriles o Leopoldo López.

¿Muy difícil que otro outsider gane?

Sin embargo, a pesar de que todos los sondeos de opinión, colocan a Lorenzo Mendoza “el pelucón” como lo llaman dentro del gobierno en franco ascenso en intención de votos dentro del electorado nacional. Para el profesor Aveledo Coll es difícil que otro “outsider” pueda ganar en estos momentos la contienda electoral venezolana  convocada por la ANC. “El único que lo ha logrado es Hugo Chávez, en una crisis general del anterior sistema, la ausencia de contendores creíbles desde el propio sistema, y con el apoyo de la maquinaria de un partido existente”. Es por ello que Aveledo Coll considera que las condiciones para que gane ese tipo de candidatura debe contar con el respaldo de alguna organización relevante y una crisis dentro del chavismo; algo que también vale para una candidatura unitaria de la oposición. El escenario que plantea el politólogo Aveledo Coll es que las elecciones venezolanas continuarán siendo una contienda entre dos factores. “Lo que no descartó es que el candidato de la MUD pueda ser un outsider que gane una Primaria, lo cual es mucho más sencillo”. De esta posición discrepa Jesús Seguías, quien destaca que la candidatura de Lorenzo Mendoza es la que presenta más opciones y apoyo para ganar a Nicolás Maduro en las presidenciales. Por su parte, el profesor Luis Salamanca considera que para ganarse esa candidatura el outsider tiene que aceptarlo y entender que “hay un cuadro político polarizado entre el bloque oficialista y opositor, y cuenta sólo con dos alternativas”. Si es un outsider con mucho apoyo puede arrasar con esos dos bloques, aunque Salamanca no lo ve posible por los momentos. “La opción que tiene es someterse a unas primarias dentro de la oposición, y dejaría de ser un candidato independiente pues entraría dentro del establishment político aunque el electorado le seguirá otorgando esa connotación”. Sin embargo, ante el corto tiempo de campaña electoral, y la presión de la oposición para que el gobierno cambie el CNE y otorgue garantías electorales “suficientes” para su participación; la idea de un consenso se impone cada día más no sólo dentro de la MUD, sino también en la oposición “rebelde” que está fuera de ella, pero también en un sector denominado como “chavismo disidente” que por primera vez asoma la posibilidad de apoyar un “outsider” que no pertenezca al bloque opositor, pero que pueda con su imagen “fresca” arrastrar votos tanto de la oposición tradicional, de los independientes y también del chavismo molesto que abiertamente se ha enfrentado con el gobierno y su candidato a la reelección.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de