Inicio > Nacionales > ¡Esequibo va a juicio internacional!

¡Esequibo va a juicio internacional!

El conflicto irá a juicio

El jefe de la ONU, António Guterres, anunció el martes pasado que, ante la falta de avances, va a dejar en manos de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) la solución a la disputa entre Venezuela y Guyana por la región del Esequibo. “El secretario general ha analizado detenidamente lo acontecido en el transcurso del 2017 en el proceso de buenos oficios y ha llegado a la conclusión que no se ha alcanzado progreso significativo”, dijo su portavoz, Stéphane Dujarric, en un comunicado. Como resultado, y siguiendo la recomendación que había hecho su antecesor, Ban Ki-moon, Guterres “ha escogido a la Corte Internacional de Justicia como el medio a ser utilizado para la resolución de la controversia“. Ban decidió en el 2016 reforzar el proceso de buenos oficios que la organización mantiene desde 1990 para tratar de cerrar la cuestión, pero adelantó que si para finales del 2017 no había avances significativos, el asunto se llevaría ante la Corte con sede en La Haya. Durante los últimos meses Venezuela y Guyana han mantenido varias rondas de conversaciones bajo mediación de la ONU, pero no han logrado un acuerdo. Pese a su decisión de remitir el caso a la CIJ, Guterres aseguró  que cree que las dos partes “podrían beneficiarse de continuidad en los buenos oficios” de la ONU con un “proceso complementario”. “El secretario general, de conformidad con los principios de la Organización de las Naciones Unidas, sigue comprometido a acompañar a ambos Estados mientras buscan superar sus diferencias con respecto a esta controversia fronteriza”. Señaló el comunicado. La región del Esequibo está bajo mediación de la ONU desde la firma del Acuerdo de Ginebra en 1966, pero la disputa territorial se agudizó en los últimos años después de que la estadounidense Exxon Mobil descubriera yacimientos de petróleo en aguas en la zona del litigio.

Gobierno seguirá defendiendo el territorio

Por su parte, Jorge Arreaza, Canciller venezolano expresó  que el Presidente, Nicolás Maduro, garantiza al pueblo venezolano que “continuará defendiendo los derechos soberanos sobre la Guayana Esequiba” y convocó a la unidad nacional al referirse a las últimas declaraciones de la ONU sobre la disputa, la cual el gobierno rechazó. Arreaza exclamó que estas negociaciones fueron conducidas con “celosa confidencialidad” como una regla esencial del proceso de buenos oficios entre las partes y las Naciones Unidas. En este sentido, el canciller dijo que: “Venezuela ratifica la plena vigencia del Acuerdo de Ginebra de 1966 suscrito y ratificado ante nuestro pueblo en consulta con el entonces gobierno de la Guyana”, rezó. “El presidente garantiza que continuará defendiendo al pueblo venezolano, para proteger sus derechos”, externó Arreaza asimismo, dijo que este tratado internacional “rige como ley”. A su vez,  indicó que, “Venezuela ratificó la intención que la negociación continúe en los medios políticos establecidos”, manteniendo el Acuerdo de Ginebra “como único camino”.

Un fracaso diplomático

Otra que declaró en torno al tema de la reclamación de territorio Esequibo, fue Rocío San Miguel, presidenta de la organización Control Ciudadano, quien tildó ayer  de “fracaso” la diplomacia venezolana y los objetivos estratégicos de defensa de la nación por el tema del Esequibo. En un comunicado, precisó que “los riesgos que se ciernen en torno a una reclamación territorial abandonada por el gobierno en estos 18 años y ahora elevada a nivel de la Corte Internacional de Justicia para su resolución, son enormes”. Sostuvo que todo el país “debe entender que la ausencia de una política de fronteras del Estado venezolano, conforme lo exige la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, amenaza como nunca la integridad y soberanía nacional”. “El Esequibo es nuestro y por tal motivo con urgencia, debe demandársele al Presidente de la República y Jefe de Estado una posición firme, decidida y clara sobre nuestros derechos histórico”, destacó.

El gobierno debe ponerse las “pilas”

Desde el año pasado, Carlos Ayala Corao, exfacilitador de Venezuela en las negociaciones con Guyana, quien habló  con otros expertos convocados por el Grupo Ávila, en la Fundación Konrad Adenour en Caracas, ha venido advirtiendo que “Venezuela debe evitar la referencia -del caso Esequibo- a la Corte Internacional de Justicia”. Luego de volver a fracasar  un  arreglo con Guyana  a través de los “buenos Oficios” sobre el tema Esequibo. Según el experto en la Corte Internacional de Justicia, es poco probable que Venezuela pueda obtener un resultado satisfactorio. Al abogado y académico también le ha preocupado “…la inacción de la Casa Amarilla, luego que el 16 de diciembre del 2016 se publicara la primera declaración sobre el tema del portavoz del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)  en el que se anunciaba que el Proceso de Buenos Oficios, llevado a cabo desde 1990, para tratar de buscar una solución del  tema Esequibo “continuará por un último año, hasta el fin del 2017, con un mandato reforzado de mediación”. Esa fue una advertencia, para que el gobierno venezolano tomara sus previsiones sobre el caso, porque Guyana estaba forzando para que el conflicto llegará a la Corte Internacional de Justicia”. Apunta Ayala Corao. El experto explica que Venezuela podría no reconocer la validez de la Corte Internacional de Justicia, pero que es la propia Corte la que en última instancia declarará si es competente o no para conocer el caso. “Ya Guyana debe tener el dictamen de los mejores expertos del mundo sobre la competencia. No sé si Venezuela los tiene”, comentó el académico. Para Ayala “estamos en  un momento delicadísimo en la controversia territorial” y cree que  “Va a ser tarde si Venezuela no actúa en buscar las asesorías jurídicas.

Se desnaturaliza el Acuerdo de Ginebra

La Academia de Ciencias Políticas y Sociales también expuso recientemente su preocupación sobre el tema. Según la Academia, “someter la controversia a un procedimiento judicial desnaturalizaría el Acuerdo de Ginebra, ya que impediría que las partes, a través de un mecanismo de negociación, logren un acuerdo práctico a la controversia en forma aceptable para ellas”. El Acuerdo de Ginebra firmado en 1966 entre Venezuela y la entonces Guyana Británica, es el documento marco que reglamenta el proceso para la solución de la controversia, que se basa en la aseveración venezolana de que el Laudo Arbitral de París de 1899, que decidió los límites entre las dos naciones, es “nulo e írrito”, al contrario de Guyana que se fundamentará en ese Laudo firmado con su antiguo colonizador para demostrar la validez y pertinencia de la reclamación y quedarse con los 160 mil kilómetros cuadrados que le permite explotar la segunda reserva petrolera del mundo.

Un llamado a la cancillería

La Academia considera que Venezuela debe “hacer valer, sin temores y con Derecho, los términos del Acuerdo de Ginebra, tanto frente al Gobierno de Guyana como en sus gestiones ante el Secretario General de la ONU, y ahora ante la Corte Internacional de Justicia, pero debe procurar que el asunto se mantenga siempre dentro del ámbito de las negociaciones diplomáticas para la búsqueda de soluciones prácticas “mutuamente aceptables”. En ese sentido han exhortado a la cancillería venezolana “para que de manera responsable se adopten oportunamente todas las medidas necesarias, tanto jurídicas como de otro carácter, a fin de que los derechos de Venezuela en esta reclamación histórica sean debidamente salvaguardados”. La posición de Venezuela en torno al tema ha sido buscar un arreglo  por la vía diplomática queriendo alejar el conflicto de la Corte Internacional de Justicia. Sin embargo, para los expertos, ya nada se puede hacer y lo único que le queda al gobierno, podría ser no sólo denunciar la incompetencia de la CIJ, sino apelar a que según el Acuerdo de Ginebra, para pasar el asunto a instancias jurisdiccionales las dos partes deben estar de acuerdo y Venezuela no lo está.

¿Hubo un acuerdo secreto?

Haciendo referencia al tema y vista su importancia para el país, el periodista Nelson Bocaranda reveló ayer que las suspicacias crecen en torno a si fue verdad o no que el fallecido Hugo Chávez acordó con el entonces homólogo de Guyana, Bharrat Jagdeo (11 de agosto de 1999 al 3 de diciembre de 2011), durante una reunión en La Habana “congelar la disputa para obtener los votos del grupo caribeño para que Venezuela obtuviera un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU”. Según especuló el periodista en su columna diaria (Runrunes), “…las informaciones que llegan desde diferentes fuentes sólo confirman lo que ya es harto sabido. Desde petróleo hasta el oro, pasando por bauxita y otros minerales, el gobierno que preside Bharrat Jagdeo ha continuado buscando socios para la explotación del territorio en reclamación por Venezuela”, indicó Bocaranda al recordar que lo advirtió el 18 de noviembre de 2011.

El tiempo se está agotando

El Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (COVRI), un tanque de pensamiento sobre estos temas y las ONG Mi Mapa de Venezuela incluye nuestro Esequibo, y Venezuela Esequiba, se encuentran sumamente preocupados por el hecho de que la reclamación haya sido enviada a la CIJ.  “Nuestra reclamación sobre el Territorio Esequibo se ha deslizado hacia una nueva y delicada etapa que debe ser discutida por todo el país”, advirtieron. Sosteniendo que el Secretario General de la ONU “no tiene competencia para remitir la controversia a la Corte Internacional de Justicia,  tomando en cuenta el principio de libertad de elección de los medios de solución pacífica consagrado en la Carta de la ONU, así como la sección motiva y dispositiva del Acuerdo de Ginebra que privilegia el entendimiento entre las partes. La función del Secretario General de la ONU, es colaborar con las partes en la elección de un medio”, indicaron. En ese sentido, solicitaron al Poder Ejecutivo “la reactivación de la Comisión Presidencial de Estado para la Garantía de la Integridad Territorial y Asuntos Limítrofes” que  “permita reconstruir una posición de unidad nacional en torno a la defensa a los derechos irrevocables de nuestro país sobre el Esequibo, y desplegar una estrategia coordinada entre todos los poderes públicos”. Asimismo, consideraron “indispensable el nombramiento de un representante venezolano a tiempo completo para la reclamación del Esequibo”. Porque a criterio de los entes señalados, “el tiempo para recuperar el territorio Esequibo se está agotando,  ahora más, que la ONU  ha enviado el caso a la CIJ, y mientras en Guyana todo un país, oposición y gobierno están unidos frente al tema, las divisiones políticas internas nos están colocando en una peligrosa posición de debilidad que si no la solventamos podremos ver el fin de una reclamación centenaria, que se perdió por la conducta permisiva del gobierno, la oposición y de todos los venezolanos. El Esequibo es nuestro y debemos defenderlo unidos como nación”. Terminaron señalando.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de