Inicio > Regionales > Padre Manuel Zapata: “Lo más denso es lo social”

Padre Manuel Zapata: “Lo más denso es lo social”

Foto Martín Coronado

El sociólogo sucrense dirige el Centro Gumilla en su 50 Aniversario  

Con 41 años, oriundo de Marigüitar, capital del municipio Bolívar, sociólogo egresado de la Universidad de Oriente, UDO Sucre; hace ocho meses el Padre Manuel Zapata, quien además es profesor de la Universidad Católica Andrés Bello; fue convocado para dirigir el Centro Gumilla (dedicado a la Investigación y Acción Social de la Compañía de Jesús en Venezuela) que en esta oportunidad, celebra  50 años de fundación.

Atraído por inquebrantables lazos familiares, también se encuentra de visita en la entidad como parte de las actividades de formación emprendidas en Cariaco y Marigüitar, respectivamente.

¿Cómo se sintió al ser designado como director del Centro Gumilla?

No me hubiera imaginado como director del Centro Gumilla, he estado vinculado al mundo social desde hace mucho tiempo, he trabajado con refugiados, con indígenas, sectores populares, el mundo afro y el universitario en mi área de la sociología, o sea, que conozco este mundo bastante bien. Sin embargo, para mí fue sorpresivo que el Provincial me llamara y me siento bien porque el peso no creo que recae sobre mí, el Centro Gumilla tiene mucha tradición y hay gente que trabaja  que son parte, como el equipo de Jesuitas, de laicos, es decir, tiene una calidad humana y profesional muy grande que me da mucha confianza y representan un soporte muy grande para salir adelante.

¿Cuáles son los desafíos que enfrenta al dirigir el Centro Gumilla en medio de la compleja situación del país?

Los desafíos que el país  nos impone los defino en varios factores y un elemento fundamental es apostar a una visión inclusiva para reconstruir el país con el concurso de todos, porque esa visión la tenemos que recuperar, es decir, donde quepan ciudadanos, empresarios, los políticos de cada  partido y sindicatos. Otro desafío es mirar los problemas en su integralidad, porque el país lo vemos muchas veces por lo político o lo económico y se nos desdibuja toda la realidad, nosotros en el Centro Gumilla decimos  que lo más denso es lo social, es decir, tenemos que ver el país  por lo social y desde allí ir a lo político, económico  porque esa constituye la realidad y en esa relación, me parece importante la encíclica “Laudato si” del Papa Francisco, donde señala que hay una única crisis socio- ambiental y eso lo tenemos que considerar, mirar los problemas de una manera integral, porque es impresionante cuando comenzamos a analizar la cantidad de relaciones que tienen los problemas sociales con lo ecológico, por ejemplo: el tema del agua, la contaminación atmosférica, el arco minero y lo que supone para la salud, incluso, la corrupción y la droga, tienen relaciones inmensas con lo ecológico y lo social.

¿Considera que la Iglesia venezolana ha sido inclusiva?

Sí, creo que sí. A mí me gusta mucho el discurso de los Obispos venezolanos en los últimos años, porque ha sido claro, crítico, esperanzador, intenta abrir puertas, facilitar los espacios, dialogar, generar respuestas de un lado y otro, es decir, ha sido inclusiva, no sólo con la política, sino con la cultura, la religión y otros sectores.

Ha mencionado la necesidad de promover la inclusión y la esperanza en la sociedad, pero ¿cómo puede serlo un ciudadano que diariamente se preocupa por llevar el pan a su mesa?

No podemos deslastrar el realismo de los problemas que tenemos actualmente, pero si nos quedamos en eso, nos angustiamos, desesperanzamos y no hacemos nada. El ser humano tiene que ser de esperanza. Los cristianos cuando murió Jesús se cargaron de esperanza y pudieron transformar el mundo a su alrededor, es decir, no se acabó la lucha de Jesús con su muerte. La esperanza nos moviliza y nos anima a hacer algo distinto. Sin embargo, hay que rechazar todas aquellas actitudes que no ayudan y se lucran de la crisis, pero al final no tiene nada, eso hace un daño ético, antropológico a nuestras comunidades, porque nos habituamos a explotar a los vecinos y compañeros de trabajo para robar medicinas de hospitales, eso es triste, hay que rechazarlo y denunciarlo, pero los ciudadanos tenemos que ser solidarios, ayudar, reconocer que  si entre todos no solucionamos los problemas, no vamos a salir adelante; porque en medio de la crisis estamos tan absortos que no vemos más allá para captar cosas buenas.

¿Cuál será su aporte desde el Centro Gumilla para el despertar ciudadano?

Seguir haciendo lo que hemos hecho: formar a la gente una conciencia de  país, de un horizonte democrático, de comprensión social. Apoyamos la iniciativa de la UCAB llamada “Reto País”, que intenta crear un horizonte donde participemos todos los sectores de la sociedad  y ya hay gente activada en todas las regiones para diseñar esa visión, a eso apostamos como Centro Gumilla; pero también consideramos que el mundo juvenil es fundamental, porque están emigrando de una manera dramática y queremos decirles que el país necesita de ellos de su capacidad, su liderazgo y sus sueños. Vengo de una familia pobre y campesina, me tocó trabajar desde niño, salir a la calle a buscar comida, aspiré estudiar en la Universidad y he salido adelante con esfuerzo y los jóvenes tienen que ver esos modelos para que el país sea distinto, es importante que se preparen, se formen y luchen aquí por el país que deseamos.

¿Son las elecciones presidenciales una oportunidad para luchar por el país?

No sé si en este momento por la rapidez de la situación nos ayudan unas elecciones. Necesitamos  un espacio constructivo para llegar unas condiciones electorales adecuadas, con observación internacional legítima y reconocida, es importante pensar en una estrategia para que se pueda convocar y un candidato promueva la inclusión, pero estos son meses muy complejos, cambiantes y no hay claridad.

¿Cree en la posibilidad de un Gobierno de transición?

Es importante que haya un Gobierno de concertación nacional en el país, eso lo necesitamos para unir voluntades, buscar como dice el Padre Ugalde: una unidad superior de la sociedad, un gobierno así lo necesitamos, con oposición, gobierno y DDHH.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de