Inicio > Opinión > UDISTAS

UDISTAS

Gobierno, oposición y opción electoral

Rafael Rasse*

Para los venezolanos que, esperanzados, han apostado al cambio, y han sacrificado o perdido hasta lo que no tienen, han sido mayores las decepciones producidas cuando las traiciones vienen de las filas de “nuestros representantes políticos”, y no porque las del gobierno no duelan, sino que sabemos de lo que éste es capaz para permanecer en el poder.

Recordemos algunas promesas que se ofrecieron en procesos electorales que servirían para anular el nombramiento (fraudulento) de jueces del TSJ y la promesa de nombrar nuevos magistrados para despartidizar la justicia. O recordarán que también se nombrarían nuevos representantes del CNE para garantizar elecciones justas. Lo cierto es que esto no se hizo, y lo estamos pagando. Y a partir de este escenario empiezo mi tratamiento del dilema planteado.

Es claro que así como el gobierno ha penetrado las instituciones del Estado para controlarlas o aniquilarlas cuando no responden a sus intereses, lo ha hecho con los partidos políticos y con su dirigencia; de allí que sea común que estos pateen la mesa cuando los intereses colectivos colisionan con los propios o con sus instrumentos, en los que han convertido a sus partidos. Hagan un poco de memoria y verán que así pasó con la Coordinadora Democrática y más recientemente con la MUD.

Allí no encontraremos solución, y lo dice alguien que siempre ha defendido la necesidad de los partidos para salir de esta crisis. Y aún lo sigo pensando, sólo que su rol debe ser otro. Ha llegado la hora de la sociedad civil, de las organizaciones de voluntariados y de los trabajadores en defensa de los derechos básicos que nos han arrebatado: la defensa del derecho a la vida, a tener un salario justo, a un sistema de salud pública de calidad, por una educación en valores y, en general, levantar un Estado de Bienestar, de Igualdad, de Justicia y de Derecho.

Nunca debemos cerrar las oportunidades electorales, esa ventaja la dimos y todos sabemos lo que nos costó. Escojamos en libertad nuestro candidato con un método de participación abierto, no controlado por el CNE; esto sólo sirve a ellos para acomodar sus cuentas, y a partir de allí construyamos nuestro sueño de país y nuestra libertad.

* Prof. Dpto. Psicología y Eval. Educativa, UDO-Sucre

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de