Los gatos han sido compañeros humanos durante unos cuatro mil años. Son conocidos por su carácter independiente y nos sorprenden muchas veces con su comportamiento.

Todo dueño de un gato sabe que entre sillones, sofás, mantas y… cartón, nuestra mascota se decantará por lo último. Los gatos y las cajas son un par inseparable. ¿Pero, por qué?

A continuación, en gatosperros.net compartimos contigo las 5 razones más comunes (¡pero no las únicas!) por las que a los gatos les encantan las cajas:

Escondite

Aunque nuestros gatos están domesticados, el instinto depredador de su naturaleza felina sigue presente en ellos. Una caja de cartón que rodea al gato por todos lados le da una sensación de seguridad y control.

Esconderse es una estrategia de comportamiento de la especie felina, así es como nuestro gato sobrelleva los cambios ambientales y el estrés.

Calidez

¿Alguna vez te has preguntado por qué la pizza que pedimos viene en una caja de cartón y no, por ejemplo, en una de plástico?

Por supuesto, es una solución más simple y ecológica, pero hay otra razón: el cartón es un excelente aislante térmico.

La temperatura corporal de un gato adulto varía entre los 38 y los 40 grados, y las molestias asociadas a una temperatura demasiado alta se producen únicamente por encima de los 50 grados.

Por eso, a nuestros gatos les encanta cuando están calentitos, una caja de cartón o una caja es un excelente aislante que les permite mantenerse en condiciones ideales.

Diversión

Una caja de cartón es un gran juguete para un gato. ¡Puede arañarla, morderla, moverla y rasgarla!

Es importante que la caja de cartón con la que juega el gato esté libre de cintas y pegamentos nocivos para la salud.

Recuerda que un gato preferirá una caja grande para entretenerse, o una cuyos lados sobresalgan mucho.

Caza

A nuestros depredadores domesticados les encanta cazar, ¡especialmente cuando están escondidos!

Cada uno de nosotros conoce con certeza una situación en la que nuestro gato agazapado salta repentinamente de la caja y nos persigue (o a un ratón de peluche).

E una caja, el gato se siente seguro y el cartón le da confianza en sí mismo (después de todo, ¡nadie notará un gato escondido en una caja!).

Estrés

Los gatos se sienten más seguros y confiados en un espacio que les proporcione comodidad: es cálido, pequeño y estable. Por eso, nuestro amigo suele elegir una caja de cartón.

Es importante que también tenga la oportunidad de esconderse en momentos de estrés o cuando solo quiera descansar. Estos pueden ser cajas de cartón, una cesta de mimbre o una caja.

Consejos:

Asegúrate de quitar todas las grapas de metal de las cajas, porque tu mascota puede lastimarse con ellas.

Comprueba si hay elementos de plástico en la caja, tu gato podría atragantarse con ellos.

Retira el pegamento que sobra de la cinta de la caja. Desafortunadamente, el olor a pegamento a menudo tienta a los gatos y es dañino para ellos.

Sobre este autor

admin

Dejar un comentario