Tomar café es un placer, aunque para algunos suele pasar a ser más bien una necesidad. A lo largo de los últimos años, varios estudios han demostrado que el café es beneficioso para la salud cuando se consume de forma moderada. Sin embargo, el exceso de cafeína puede traer consigo varios síntomas negativos que incluso podrían terminar en una sobredosis. Por lo tanto, se vuelve necesario conocer a partir de cuánto café se deja de tener beneficios y comienza a ser dañino.

El café, la droga más consumida en todo el mundo

Para muchos se trata del mismísimo néctar de los dioses, a otros no les agrada su matiz amargo, pero indudablemente se trata de una de las bebidas más consumidas alrededor del planeta, principalmente por los efectos estimulantes que ocasiona.

La ciencia se ha tomado el tiempo de demostrar que este “oro negro” no solo es útil para mantenerse despierto, sino que además, también proporciona algunos beneficios para la salud, especialmente debido a sus características antioxidantes que se asocian con una vida más larga y sana.

Aunque es una pregunta un poco difícil de responder, al parecer la comunidad científica ha llegado a un acuerdo: la cantidad que se recomienda tomar al día es de entre 200 y 300 miligramos, no más que eso. A partir de este punto, los riesgos se multiplican y se podría exponer a una serie de efectos secundarios nocivos para la salud.

El café es una droga psicoactiva que logra mejorar la capacidad de respuesta, además de bloquear la producción de cortisol (hormona que se produce ante situaciones de estrés), sin embargo, su consumo en exceso puede ocasionar un efecto rebote importante, por lo que terminaría ocasionando el efecto contrario.

Efectos negativos del consumo excesivo de café

En nutrición, siempre existe un umbral por encima del cual el aumenta de la ingesta deja de ser beneficiosa, y según expertos, en cuanto al café, esto sería por encima de los 500 miligramos de cafeína, lo que vendrían siendo unas 4 o 5 tazas de café de filtro. A partir de este punto se considera una dosis excesiva para el cuerpo de un adulto promedio.

Cuando se consume mucha cafeína, se suele presentar taquicardia, ansiedad, temblores, náuseas y vómitos. Esto se debe a que el café actúa bloqueando los receptores de adenosina, lo que inhibe la acción del cuerpo de descansar cuando se está cansado.

Esto podría ser una buena noticia cuando se necesita estar atento durante un poco más de tiempo, es decir, porque permite “postergar” la fatiga, sin embargo, en exceso termina provocando que el sistema regulatorio del organismo empiece a fallar, lo que ocasionará ansiedad, insomnio y los demás síntomas asociados.

café

¿El café tiene efectos negativos en los niños?

Los más pequeños de la casa también pueden tomar café, de hecho, se han demostrado ciertos beneficios, como la reducción de la frecuencia del asma, la diabetes tipo 2, una mejora en la atención de los niños y con la reducción de la incidencia de enfermedades cardiovasculares, entre otras muchas más.

Sin embargo, no se ha determinado la cantidad de café ideal que los niños pueden tomar al día, por lo que estos datos hay que interpretarlos con cautela, pues, el exceso de cafeína afecta a los niños de la misma forma que a los adultos, solo que para los niños el umbral de cuanto se considera excesivo, está bastante más por debajo que el de un adulto. 

El consumo de café en infantes, más que un tema de salud, suele ser un tema cultural. En países como España, no acostumbran dar a los niños café, por el contrario, en países de Latinoamérica como Venezuela, el consumo de café suele iniciarse a edades muy tempranas.

Entonces, no siempre es malo darle café a los niños, sin embargo, en algunos niños puede producir irritabilidad, inquietud e insomnio, por lo que lo más recomendable es siempre consultarlo antes con su pediatra.

¿Qué hacer en caso de un exceso de cafeína?

Cuando una persona está sintiendo los síntomas de un exceso de cafeína, se recomienda tomar una serie de medidas que permitan eliminar la cafeína del organismo y recuperar el correcto funcionamiento del cuerpo lo antes posible.

Lo primero que se debe hacer es interrumpir por completo el consumo de café y de cualquier otra bebida o alimento que contenga cafeína. Se recomienda mantener este periodo de abstinencia por al menos unas 48 horas.

  • El exceso de cafeína puede aumentar la frecuencia cardiaca, por lo que se recomienda hacer ejercicios de respiración que permitan poner en orden la frecuencia cardiaca. Uno de lo más recomendados es inhalar por unos 4 segundos y luego exhalar por 6 segundos.
  • La hidratación es esencial y también ayudará a expulsar la cafeína del cuerpo. Se recomienda tomar un vaso de agua por cada taza de café que haya sido consumida.
  • El consumo de frutas y verduras que contengan un alto porcentaje de fibra puede ayudar al cuerpo a absorber el exceso de cafeína y así normalizar su funcionamiento.
  • El ejercicio, mantenerse activo o simplemente estar en movimiento también puede ayudar.

Sin embargo, en el caso de que los síntomas persistan o empeoren, lo más recomendable es consultar a un médico.

¿Cuál es la dosis máxima de café?

Una taza de café puede contener aproximadamente unos 100 miligramos de cafeína, una cantidad muy pequeña si se tiene en cuenta que la dosis mortal de cafeína es de 10 gramos. 

Por lo que no nos deberíamos preocupar, por lo menos no de forma inmediata, de alcanzar esta cantidad, ya que se necesitaría una cantidad cercana a las 100 tazas antes de que sea un peligro inmediato para la vida.

Sobre este autor

admin

Dejar un comentario